ChacoInfo

Castells sigue preso por sus amenazas a la Jueza Altamiranda

Raúl Castells recuperó la libertad por la causa de contravención del acampe que realizó días atrás en inmediaciones al hotel Gualok pero continúa detenido por la denuncia de la jueza Celia Altamiranda en la causa por amenazas.

El dirigente social acompañado por el detenido Juan Martínez, fueron llevados al Juzgado de Faltas de la Provincia para ser indagados.



En la mañana de hoy, integrantes del Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados (MIJD) realizaron una marcha por el microcentro de Sáenz Peña pidiendo la libertad de Castells. La movilización pasó por el Juzgado de Faltas e intentaron ingresar por la fuerza a la dependencia judicial. El grupo de manifestantes insultó a la magistrada.

La magistrada recordó que en el día de ayer Castells se había negado a ser trasladado hasta las oficinas del Juzgado para cumplir con los pasos procesales .

“En principio había ordenado que desde la comisaría se le otorgara a los dos detenidos la libertad supeditada, para ser citados oportunamente a la indagatoria, pero no me fue posible  porque cuando recibo todas las actuaciones desde comisaria me figuraba que ambos detenidos se habían negado a proporcionar todo tipo de datos, habíamos puesto los nombres porque sabíamos quienes eran pero no teníamos documentos y tampoco  el domicilio, por lo que no podía otorgarle la libertad  y no tener donde citarlos”, explicó.

En la jornada de hoy el comisario Montenegro de la comisaría Primera comunicó a la jueza de Faltas que ambos detenidos accedieron a cumplir con los pasos procesales así que se inició el traslado. Asesorados por una abogada decidieron dar sus datos.

Una vez en el Juzgado fue atendido primero Juan  Martínez y mientras se estaba con ese trámite, Castells manifestó que no iba a firmar nada.

“Empezó nuevamente con  todas sus negativas, pero como ya estaba todo confeccionado solo faltaba la firma de ambos,  se dejo constancia de su negativa.



Martínez salió en libertad desde el  Juzgado, mientras que a Castells en esta causa por contravención se le ha otorgado la libertad  supeditada pero continua detenido en la causa penal”, indicó.

“Tanto Castells como Martínez se abstuvieron de prestar declaración, pero la causa va a seguir su curso, mas allá de que hay testimonios  de que es innegable de que el acampe existió, pero yo le voy a dar su tiempo para que ejerzan su derecho a defensa”, afirmó.

Por otro lado, Altamiranda sostuvo que el dirigente que tiene un plazo de un año desde la comisión del hecho para ejecutar sentencia, y sobre la causa Castells cree la jueza que se va a resolver mucho antes debido a que no ha mucho mas producir, pero lo que quiere es que ellos ejerzan su derecho a defensa y ofrezcan todas las pruebas que les parezca porque lo demás, como el acampe eso es innegable.

Por este caso, la jueza evaluará cual será la pena ya que el Código determina que puede ser arrestado, tareas comunitarias u otros tipos de sanciones.

Cabe recordar que Castells y otros militantes de su partido acamparon hace 16 días y el lunes la jueza en mención dio la orden de desalojo. Al llegar al lugar la funcionaria judicial junto a la Policía, el dirigente se mostró ofuscado por la decisión, atacó verbalmente a Altamiranda, tratándola de “nazi” y se negó a dejar el lugar.

Luego, se logro convencerlo a que se retire del acampe, fue llevado detenido a la comisaría de la ciudad termal por causa de contravención. Por otro lado, Altamiranda lo denunció por “improperios contra su persona y amenazas”.



Noticias Relacionadas