ChacoInfo

Hablo la docente torturada: “Fue suficiente para asustar, y mucho”

La docente torturada contó la traumática experiencia del ataque sufrido. En tanto, el Ministerio de Seguridad confirmó que el auto con el que la secuestraron estaría identificado.







“Fue un trayecto corto, pero lo suficiente para asustar, y mucho“, reveló este jueves Corina de Bonis, la docente de Moreno que fue secuestrada y torturada en la tarde del miércoles.

En tanto, desde el Ministerio de Seguridad de la Provincia confirmaron que el auto está identificado. “Estamos buscando al propietario”, subrayaron.

En la puerta de su casa, tras un control médico en la clínica local, la docente se paró unos minutos frente a las cámaras de televisión.

Allí relató el calvario que vivió en la tarde del miércoles, cuando salió del Centro Educativo Complementario 801 -ubicado en Paraguay y Güemes- para ir a su vivienda, a unas 16 cuadras de allí.

A los pocos metros, un auto color rojo frenó y bajaron tres personas con sus rostros tapados. “No fue mucho tiempo. Fue un trayecto corto. Pero lo suficiente para asustar y mucho”, detalló Corina, a quien le escribieron “ollas no” en su abdomen.

Todo había empezado semanas atrás, cuando miembros de la comunidad educativa de la ciudad recibieron amenazas por hacer ollas para los alumnos. Pintadas y cartas anónimas fue el principio de la historia.

El 28 de agosto, mientras las docentes estaban reunidas dentro del colegio, encontraron un escrito el cual decía “siguen ustedes“. Además, “mis compañeras descubrieron que tenían los autos rayados”, explicó. Sin embargo, “la olla no la dejamos“, dijo Corina.







Si bien el miedo crecía, las maestras continuaron dando comida a los chicos del barrio. “Nuestra bandera política son los pibes“, explicó De Bonis.

Las amenazas siguieron de manera creciendente, hasta que les hicieron llegar una carta que decía “la próxima olla va a ser en Güemes y Roldán“, las puertas del cementerio. “Esa misma nota decía que no todas tenemos auto”, añadió la mujer, y eso llevó a una dolorosa y contundente decisión: parar con las ollas.

 

“Cuando las madres se enteraron, ellas continuaron dando comida frente a la plaza, en la vereda”,refirió Corina. Días atrás llegaron las viandas calientes -dos empanadas, una tarta y una fruta- renovadas por el Servicio Alimentario del Estado.

Nuestras ollas las hacíamos para completar el sanguche de jamón y queso que mandaban”, explicó la docente, quien no pudo dar mayores detalles de lo vivido en su secuestro, ya que “todo está en manos de la fiscalía”.

En esa línea, desde el Ministerio de Seguridad de la Provincia le confirmaron a Crónica que “el auto está identificado. Ahora tratamos de dar con el propietario”. Desde Gobernación, en tanto, enviaron una guardia de seguridad para la protección de De Bonis, quien se encuentra asistida por un equipo psicológico.

“Ya la estamos acompañando con la Dirección de Psicología Social y junto a los ministerios de Seguridad y Justicia estamos trabajando para encontrar a los responsables”, escribió María Eugenia Vidal en su cuenta de Twitter. Quien sí se comunicó este jueves con la docente agredida fue el ministro de Educación provincial, Gabriel Sanchez Zinny.

 

María Eugenia Vidal

@mariuvidal

Repudio profundamente la violenta agresión que sufrió Corina De Bonis en Moreno. Mi solidaridad con ella, ya la estamos acompañando con la Dirección de Psicología Social y junto a los ministerios de Seguridad y Justicia estamos trabajando para encontrar a los responsables.

“No criticamos al gobierno actual ni al anterior. No tenemos bandera política. Nuestra bandera son los pibes“, resaltó Corina De Bonis, víctima de un episodio que rememora los momentos más oscuros en el país.



Noticias Relacionadas