Los sorprenden preparando las “viandas” para el Encuentro Nacional de Mujeres y para una empresa privada en la cocina del Hospital Perrando

A un día del comienzo del Encuentro Nacional de Mujeres, que se desarrollará en Resistencia durante tres días, denunciaron ayer la utilización de la cocina del hospital Perrando para preparar las viandas que serán destinadas a las participantes del evento.







A través de la misma informan que “los empleados estaban cocinando para una empresa privada y los agarró la directora”.

 

 

Explican también que ayer por la tarde, cerca de las 15, “se constató que en las cámaras de frío habían almacenados 633 kg de carne, viandas armadas (milanesas, empanadas, cereales, mayonesa y sal)”. También encontraron “cantidades extras de pan que no es el que compramos para los pacientes”.

“En otra habitación (lindera a diabetes) bajo candado había 20 mil bandejas descartables, sorbetes, barras de cereales, servilletas…etc.”, agregan.







Para finalizar explican que “el hecho es que se hizo uso de bienes institucionales e insumos para la elaboración de viandas destinadas al encuentro de la mujer, siendo el responsable directo el Jefe del Servicio de Alimentación”.

 

 

El Gobierno provincial donó 20.000 viandas para las mujeres que no cuentan con recursos para comprar su propia comida, durante los tres días.

En este caso, la empresa ganadora (la cual fue elegida a través de Fiduciaria del Norte) se apartó por problemas de salud de su dueño. Por ello, se solicitó a las otras dos empresas que readecuaran sus presupuestos para que se encarguen de ofrecer el servicio.







Por su parte, Nación decidió donar otras 20.000, y es ahí donde surgió el problema, ya que aparentemente un empresario correntino ganó la licitación y el trabajo se realizó de manera tercerizada con personas de Resistencia, quienes utilizaron la cocina del hospital para preparar las viandas.

Fueron los propios empleados quienes notaron que estaban ingresando camionetas con mercadería y preguntaron cuál era el destino que se le iba a dar a eso.

La respuesta que recibieron fue que era para el encuentro y que todo había sido autorizado por un funcionario. Esto fue desmentido, ya que hasta el lugar llegó la directora del hospital y la ministra de Salud, junto a un fiscal, y se ordenó el secuestro de gran parte de la mercadería. Además, el encargado del área fue por el momento, apartado de su cargo.

 

 

 




Noticias Relacionadas