ChacoInfo

Muerte en el Boliche | “Javito” en las fiscalias, se negó a declarar y se supo que ampliaran la investigación por los encubrimientos

El sospechoso de ejecutar de un disparo en la cabeza a Mauro Esmay compareció este martes después de las 17 a la fiscalía para prestar declaración de imputado, en medio de un revelador aporte hecho por una joven que la fatídica noche vio como “Javito” le pegó una trompada a la víctima y asegura haber escuchado una detonación.







La testigo se presentó espontáneamente al enterarse a traves del matutino Norte,  que se pretendía involucrar a un menor.

Javier “Javito” Flores llegó a la sede la dela fiscalía 236 de Resistencia, a bordo de una camioneta de Investigaciones Complejas. Esposado y sonriendo al fotógrafo de NORTE, entró raudamente caminando con dos custodios por el ingreso de detenidos –que da a un portón- contiguo al edificio principal.

Minutos después de las 17, el supuesto ejecutador de Esmay (23), junto a su defensora Mónica Sánchez se presentó ante la fiscal de investigaciones Nº10 Liliana Beatriz Irala –quien le atribuye el crimen- ocurrido hace nueve días afuera del boliche Konga, ubicado en avenida Moreno y Hernandarias. 

El presunto asesino se negó a declarar por los hechos ocurridos en la vereda del local bailable, y por el que permaneció cinco días oculto en el barrio 56 Viviendas de Barranqueras.

A medida que pasan los días, se pudo corroborar que su captura se logró luego de intervenciones telefónicas y de aporte de conocidos de su entorno. Desesperado porque no podía moverse de ese domicilio y falta de dinero, cayó durante un allanamiento realizado por el grupo táctico de la Policía del Chaco.

Se presume que buscaba reunir algo de plata para luego abandonar Resistencia, pero la jueza de Garantías Nº3 Rosalía Zozzoli logró otorgar la orden antes que “Javito” reciba ayuda para huir.

La situación de Flores se complicó a partir de la aparición de una testigo que al enterarse por medios de comunicación que se pretendía involucrar a un primo menor del sospechoso- coartada- que finalmente no prosperó porque la fiscal Irala al menor no le creyó nada, la testigo decidió presentarse espontáneamente.







Con su aporte, la causa avanzó significativamente pese a que el arma calibre.9 milímetros que se usó para el asesinato no se halló todavía.

Pero además, otros tres testigos que estaban en el boliche Konga, vieron que tres patovicas sacaron a Esmay, que había sido agredido por “Javito” dentro de la disco.

Lo que vio y escuchó

Pero la testigo principal es una joven que esa madrugada había bailado con Esmay y observó como “Javito” se logra filtrar entre los patovicas cuando echaron a la víctima.

En ese momento, ya Flores, estaba en la vereda, y de acuerdo  a los dichos de la joven, Esmay es agredido, aunque si bien no pudo ver el momento que se produce el asesinato, si asegura que escuchó el disparo de arma de fuego.

Siempre de acuerdo a esa mujer que se preserva su identidad, dio precisiones de la trifulca que terminó con el homicidio del muchacho de 23 años y decidió acudir hasta la fiscalía de Irala, una vez que se anoticia que un menor iba a ser presentado como el supuesto autor del disparo mortal, como estrategia de la familia del encartado, a sabiendas que sería inimputable.

Encubrimiento

Por otra parte, la causa por el asesinato no quedaría solamente centrada en Flores, por el contrario en los días venideros podría salir a luz la responsabilidad (en principio por supuesto encubrimiento) de otras personas que se hallaban en la cercanía de la escena criminal y que a posteriori del homicida habría sido resguardado. 




Fuente: (Diario Norte)

Noticias Relacionadas