ChacoInfo

Peppo, Massa, Pichetto junto a otros siete gobernadores se reunieron para armar un frente y enfrentar a Macri y a Cristina: “Vamos a ser gobierno”

Resultó mejor de lo esperado. Las infructuosas gestiones de último minuto de la Casa Rosada para levantar gobernadores de la reunión en la casa de Entre Ríos no funcionó.







Casi un signo de época, como fue el triunfo en la pelea por los lugares de la mayoría en el Consejo de la Magistratura, que les dio el envión que permitió engrosas la cumbre peronista de este miércoles.

La principal definición fue: “Vamos hasta el final”. El sentido de esa frase encierra toda la estrategia. Es un mensaje a Macri, pero sobre todo a Cristina.

“Esta foto la deja muy sola”, celebraban los ocho gobernadores que se reunieron junto a Massa y Pichetto.

Fue la búsqueda de un límite a la construcción política de la ex presidenta, que acaso peca de un exceso de individualismo. Se verá qué tanto pesa en la sociedad.

Queda flotando la sospecha de si no se trata de un ejercicio esperable de acumulación, para el año que viene ya cerca del cierre de listas, ir a una negociación más equilibrada con la ex presidenta, que hoy lidera las encuestas. Juran que no.

La decisión es ir a una primaria para elegir candidato. Hoy hay tres anotados: Urtubey, Massa y Pichetto.

Pero uno que quiere sumarse: Daniel Scioli. El salteño dijo que estaba dispuesto a tomarse un café con el ex gobernador. Schiaretti le advirtió: “Café sí, pero si viene va a la cola”.

Los gobernadores se juramentaron no ir a una negociación con Cristina y sostener el candidato que elijan hasta el final. Ya iniciaron gestiones para incorporar al espacio a Zamora, Corpacci y Uñac. además, pidió sumarse Scioli.

Massa se mostró magnánimo: “Que compitan todos, si pierdo acompaño”. Lo cierto es que el tigrense cree que la mejor manera de ser competitivos es ampliar la interna lo más posible para sumar volumen. Por eso, se acordó ir a buscar a los socialistas de Santa Fe, a Margarita Stolbizer y a los radicales de Ricardo Alfonsín.

Pero también a Gerardo Zamora, que llamó y avisó que no iba porque tenía a su mamá enferma. Pero también al pampeano Verna y al Movimiento Popular Neuquino, hoy cercano a Macri.







“Esperemos el resultado de la interna y los llamamos”, se acordó. Este sábado el MPN elige candidato entre el gobernador Gutiérrez -cercano a Macri- y su vice Figueroa, afín al peronismo.

Manzur se comprometió a hablar con la catamarqueña Lucía Corpacci. “Hay que explicarle a Lucía que este es su lugar”, comentaron. Urtubey y Pichetto fueron comisionados a dialogar con el sanjuanino Sergio Uñac.

 

Se habló del formoseño Insfrán y Pichetto bromeó por su conversión al kirchnerismo duro: “Todavía está bajando de Sierra Maestra, hay que darle tiempo”.

En esa línea. El jefe de los senadores -y otros- se entusiasmaron decretando que “Cristina ya fue”.

La fueguina Bertone, aportó algo de sensatez: “Cuidado, Cristina no fue”, le contestó. “No hay que pegarle, pero es el pasado”, coincidieron varios.

Además, se acordó unificar los bloques de Argentina Federal y el Frente Renovador en la cámara baja. Dicen que van a llegar a los 45 diputados nacionales.

Tambien se acordó hacer un primer acto en Córdoba y un segundo en Mar del Plata. Acorde a los tiempos crearon su propio grupo de Whatsapp, que ya tiene hasta logo: “Hay alternativa”, es la idea básica que se repite, romper con la polarización Macri-Cristina. “Vos que dicen que manejas todo por chat, hacete cargo de manejar el grupo”, le dijeron a Massa.

Se ratificó la idea de los gobernadores de desdoblar todas las elecciones y arrancar el calendario electoral en abril. “Tenemos que armar una catarata de triunfos peronistas en las provincias”, coincidieron.

Para el cierre quedó una frase de Schiaretti, el decano de los gobernadores: “Vamos a ser Gobierno”.



Noticias Relacionadas