ChacoInfo

Por la extracción de gas y el cambio climático, Holanda se hunde más rápido de lo previsto

El pequeño héroe holandés, el niño que en la leyenda salvó una ciudad entera de ser inundada gracias a que metió el dedo en el agujero de un dique, poco podría hacer esta vez.







Holanda se hunde más rápido de lo que se creía, especialmente en su lado oeste, según se deduce que un nuevo mapa del suelo presentado por el Centro Holandés de Geodesia y Geoinformática (NCG).

Las causas son mucho más imponentes y desafiantes que una simple rotura: a la extracción de gas, ya conocida, se unen los inesperados efectos del cambio climático.

«Si la subsidencia (hundimiento vertical del suelo por el peso de los sedimentos) continúa al ritmo actual, esto puede significar el fin del característico paisaje holandés con prados, vacas y molinos de viento, o un daño enorme a los centros históricos de las ciudades», ha dicho a los medios del país Ramon Hanssen, de la Universidad Técnica de Delft y principal autor del estudio.

Es la primera vez que esta subsidencia del suelo se mide en los Países Bajos. Para ello, los investigadores han utilizado datos de radar satelital, GPS y mediciones de gravedad que se han procesado en un mapa interactivo que se puede consultar en internet.

Mapa del suelo de Holanda presentado por el NCGMapa del suelo de Holanda presentado por el NCG – U. DelftDebido a que el mapa muestra la ubicación de los campos de petróleo o gas, además de los diferentes tipos de suelo, es fácil ver la causa del hundimiento del suelo observado.El mapa se mantiene actualizado con las nuevas mediciones satelitales que están disponibles diariamente. Esto hace posible hacer un seguimiento de, por ejemplo, si el hundimiento de la tierra disminuye con la extracción de gas reducida en Groningen. 

Suelo más seco

Con el mapa, los investigadores han podido, por primera vez, distinguir entre las causas profundas de hundimiento del suelo, como la extracción de gas, y los efectos en los pocos metros superiores.







Lo último no se podía medir directamente hasta ahora. Y parece que el hundimiento del suelo ‘superficial’ en varios lugares de los Países Bajos es mayor que el de las causas profundas conocidas. En las áreas de turba y arcilla en el oeste del país, el hundimiento del suelo es claramente medible.

Según explican los autores del estudio en un comunicado, el cambio climático parece jugar un papel importante en el hundimiento acelerado. Debido a los veranos relativamente cálidos, el suelo de turba se está secando más, lo que resulta en un hundimiento más rápido del suelo.

Este es un proceso irreversible: la turba se oxida y, como resultado, se libera más CO2 a la atmósfera.

En Groningen, este hundimiento es de unos 5 a 8 milímetros por año (las zonas en rojo en el mapa). Según ha informado Hanssen al diarioDe Volkskrant, «hay valores atípicos de hasta 7 centímetros en un verano caluroso como el de este año».

Es un área «más grande y va más rápido de lo que pensábamos», ha insistido. También ocurre en el área entre el Rin y el Waal.

«La imagen que emerge del mapa indica claramente la gravedad del problema de hundimiento del suelo en Holanda», afirman los investigadores.

Según la Agencia de Evaluación Ambiental de los Países Bajos (PBL), el daño puede ascender a 22.000 millones de euros para 2050. «La capacidad de medir esto correctamente es importante. Las juntas de agua pueden usar estas medidas para lidiar más efectivamente con su gestión del nivel de agua, por ejemplo, anticipando mejor los períodos de sequía», subrayan.



Noticias Relacionadas