ChacoInfo

Por qué la Unión Europea multa con 4.340 millones de euros a Google

La comisaria de competencia, Margrethe Vestager, ha anunciado el acuerdo de la Comisión Europea para imponer una multa de 4.340 millones de euros a Alphabet, la compañía matriz del gigante Google, por vulnerar las normas antimonopolio de la UE. Bruselas le reprocha un «grave comportamiento ilegal» por haber impuesto restricciones a los fabricantes de dispositivos Android y a los operadores de redes móviles para consolidar su posición dominante en los servicios de búsqueda en internet.

Por ello le ha impuesto la multa más alta decretada hasta ahora en la historia de la UE.

A través de un comunicado, Google ha anunciado que recurrirá la decisión de la Comisión ante el Tribunal Europeo de Luxemburgo, porque, como es natural, no comparte el criterio en el que se basa la sanción.

«Android ha creado más opciones para todo el mundo, no menos. Un ecosistema pujante, rápidas innovaciones y precios más bajos son distintivos clásicos de una fuerte competencia. Recurriremos la sentencia de la Comisión». Sundar Pichai, CEO de Google, publicó poco después un comentario en el que añade como argumento que «la decisión [de sancionar a su compañía] ignora el hecho que los móviles Android compiten con los teléfonos con iOS» de Apple y no son un monopolio.

«Nos preocupa que la decisión va a alterar el cuidadoso equilibrio que habíamos alcanzado con Android, y envía una señal inquietante en favor de los sistemas patentados sobre las plataformas abiertas».

 Al anunciar su decisión, la comisaria danesa no ha aclarado si para el objetivo de mejorar la competición en el sector sería mejor finalmente promover la división forzosa del gigante informático, ni ha dado indicaciones de lo que ha de hacer exactamente la compañía para cumplir con la legalidad, aparte de eliminar las restricciones legales que ha impuesto a los fabricantes de teléfonos móviles.

El objetivo de la Comisión, según Vestager es defender su obligación legal como encargada de las reglas de competencia es la de hacer que los consumidores tengan la máxica capacidad de elección, los mejores precios e impedir que se cree una situación en la que el dominio de una compañía frene la innovación tecnológica.

La decisión de la Comisión da a Google un plazo de 90 días para poner fin a las prácticas ilegales o de lo contrario podría volver a ser multado con hasta el 5 % del volumen de negocios mundial medio diario.

Tres tipos de restricciones

Según Vestager, «el asunto que nos ocupa se refiere a tres tipos de restricciones que ha impuesto Google a los fabricantes de dispositivos Android y a los operadores de redes para asegurarse de que el tráfico en los dispositivos Android se dirige al motor de búsqueda Google.

De esta forma, Google ha utilizado Android como vehículo para consolidar el dominio de su motor de búsqueda.

Estas prácticas han privado a sus competidores de la posibilidad de innovar y competir en función de sus méritos.

Han impedido a los consumidores europeos beneficiarse de una competencia efectiva en un ámbito tan importante como el móvil. Esto es ilegal con arreglo a las normas de defensa de la competencia de la UE.».

El argumentario de la Comisión incluye el hecho de que Google ha obligado a los fabricantes de teléfonos móviles a preinstalar la aplicación Google Search y el navegador Chrome como condición para conceder la licencia para acceder a su tienda de aplicaciones, Play Store.

También le reprocha que haya realizado pagos a determinados grandes fabricantes y operadores de redes móviles a condición de que preinstalaran exclusivamente la aplicación Google Search en sus dispositivos.

 También ha impedido a los fabricantes que deseaban preinstalar aplicaciones de Google vender teléfonos que utilicen otras versiones alternativas de Android no aprobadas por el gigante informático.

La decisión de imponer esta multa a Google se produce pocas horas después de que se haya anunciado que el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, viajará a Washington el próximo 25 este mes para reunirse con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Como se recordará, Trump calificó a la UE como «enemiga» de Estados Unidos en términos comerciales.

Es poco probable que una decisión de este tipo pase inadvertida en este momento de tensiones. La comisaria se ha limitado a decir que comparte los mismos valores con las agencias antimonopolios de Estados Unidos, a pesar de que estos no han llevado a cabo ninguna investigación contra Google y en Europa esta no es ni siquiera la primera y no es la única, ya que hay otra investigación en marcha sobre el motor de búsqueda.

Noticias Relacionadas