ChacoInfo

Y en el norte, cierran las importaciones y protegen la industria nacional | La ropa de los norteamericanos podría volver a ser “Made in USA”

Los europeos y los estadounidenses han crecido acostumbrados a comprar ropa hecha en países asiáticos. Pero los ejecutivos de abastecimiento de la industria de la confección están seguros de que eso está cambiando: a mediados de la próxima década, mucha más de nuestra ropa se fabricará más cerca de casa. China y Bangladesh son los dos mayores proveedores de vestuario para Europa.







En Estados Unidos, China y Vietnam son las dos principales fuentes de importación. Pero casi una cuarta parte de los ejecutivos de indumentaria que participaron en un estudio realizado por McKinsey y la Universidad alemana RWTH Aachen dijeron que esperan que más de la mitad de la ropa provenga de países fronterizos en 2025.

Esto significa que gran parte de la producción en los países occidentales se trasladará de Asia hacia estos mercados o hacia países vecinos. En los últimos años, los fabricantes de ropa de diseñador han trasladado parte de su producción a sus hogares para resaltar su herencia y aumentar el control sobre las cadenas de suministro.

Burberry y otras marcas de moda británicas han trasladado parte de su producción, al tiempo que “Made in England” (Hecho en Inglaterra) se volvió atractivo para los compradores de lujo después de un auge en las importaciones en la década de 1990 y principios de la década de 2000.

Hugo Bosss, marca de moda alemana, ha comenzado a vender una colección “Hecha en Alemania”, producida completamente (a excepción de algunas telas) en Metzingen, la sede corporativa de la empresa.

Sin embargo, tal “reubicación basada en valores” no es una estrategia atractiva para los productores de prendas de vestir de bajo precio y rango medio. Ellos deben buscar constantemente un consenso entre un bajo costo de producción y un corto tiempo de comercialización.







En los últimos años, a medida que aumentaron los salarios en China, han trasladado la producción a países que aún son relativamente baratos, como Vietnam y Bangladesh, y en 2017, la participación de China en las importaciones de prendas de vestir disminuyó tanto en la Unión Europea como en EE.UU.

Pero acelerar la entrega al mercado es una necesidad cada vez mayor, y los consumidores están cada vez más preocupados por los bajos salarios y los altos costos ambientales de la producción en el extranjero.

“Hoy en día, la industria se encuentra en una encrucijada, donde la velocidad supera la ventaja del costo marginal y el cumplimiento básico se eleva de categoría a una estrategia de sostenibilidad integrada”, dice el informe de McKinsey. No responder a la demanda de un artículo que los consumidores han visto en Instagram puede significar grandes volúmenes de ropa sin vender. Incapaces de decirles a los consumidores lo que deben usar, los productores deben considerar plazos de entrega cortos como la prioridad número uno.

La moda rápida está dando paso a la moda ultra rápida, tal como la practican minoristas en línea como Boohoo, Asos y Lesara. Esto no funciona bien con el envío desde Asia: la entrega a los grandes mercados occidentales se demora aproximadamente 30 días por mar.

Además, el mercado asiático de ropa está creciendo y eventualmente los productores en China, Vietnam y Bangladesh deberán concentrarse en entregar rápidamente a los mercados en su vecindario inmediato, creando una escasez de capacidad para los compradores occidentales.

Hasta ahora, los mayores costos de producción cerca de los grandes mercados occidentales siguen siendo un obstáculo. McKinsey calculó que el menor costo del transporte y los aranceles más bajos hacen que ya sea menos costoso producir un par de jeans básicos en México que en China para el mercado estadounidense, y en Turquía para el mercado alemán.

Pero Bangladesh aún tiene precios significativamente menores que Turquía para el mercado europeo, e iguala los costos de México para EE.UU. Y trasladar la producción al propio país –a EE.UU. y Alemania– sigue siendo inviable ya que incrementa el costo en un 17 por ciento para EE.UU. y en un 144 por ciento en Alemania.

Pero a medida que los plazos de entrega ganan importancia, acortarlos compensa algunas de las desventajas en el costo de la mano de obra al aumentar la proporción de ropa vendida al precio total. Un aumento del 6,1 por ciento en el precio de una prenda cuya producción tarda 60 minutos justificaría la transferencia de producción de China a EE.UU.,

Calculó McKinsey. Además, la automatización puede reducir el costo en los países occidentales. Actualmente, coser un par de jeans toma un promedio de 19 minutos, más de la mitad del tiempo total de producción. McKinsey y RWTH Aachen creen que la robótica puede reducir ese tiempo entre un 40 y un 90 por ciento.

En otro paso importante, para desgastar los jeans, existe la tecnología para reducir el tiempo necesario de unos 20 minutos a 90 segundos: Levi’s lo hace con láseres.

El ochenta y dos por ciento de los gerentes de compras encuestados por McKinsey dicen que la producción de prendas sencillas estará completamente automatizada para 2025. Si tienen razón, la producción regresará, pero los trabajos no.

Y es probable que China no desperdicie su ventaja actual incluso a medida que se vuelve más costosa: las compañías de confección chinas están construyendo fábricas en países con mano de obra barata más cercanos a Europa, como Etiopía.

Con estas advertencias, es probable que los compradores de ropa para el mercado masivo, no solo los de diseñadores costosos, se estén vistiendo pronto en países geográficamente más cercanos.



Noticias Relacionadas