Categorias

Bronca en el kirchnerismo con la Ministra Losardo porque no defiende la reforma judicial

Compartir en mis redes:

La interna en el oficialismo por la reforma judicial está al rojo vivo. Según se pudo saber, en el kirchnerismo hay mucha bronca con la ministra de Justicia, Marcela Losardo, porque consideran que no sale a defender el proyecto.

Aunque la relación ya es tensa desde hace tiempo, se recalentó en las últimas horas con la polémica incorporación en el dictamen de la reforma de un inciso que obliga a los jueces a denunciar presiones de los medios, idea impulsada por Oscar Parrilli.

En sectores del kirchnerismo le reciminan a Losardo haber salido a despegarse de la idea de Parrilli a través de una nota de Infobae en la que se sostiene que la ministra no fue informada del inciso y que se enteró cuando el dictamen ya estaba publicado. Esa jugada fue la gota que colmó el vaso de varios dirigentes del kirchnerismo.

En el kirchnerismo le recriminan a Losardo haber salido a despegarse de la idea de Parrilli a través de una nota de Infobae en la que se sostiene que la ministra no fue informada del inciso y que se enteró cuando el dictamen ya estaba publicado.

Cerca de Cristina le recriminan a Losardo que no hizo ninguna defensa pública fuerte del proyecto y que en los últimos días -cuando el tema fue el principal en todos los medios- no salió a exponer ningún argumento político para sostener la reforma de su gobierno. En otras palabras, aseguran que se borró.

La razón que esgrimen estos sectores para explicar la actitud de la ministra es que -según consideran- se «asustó» con la aparición en Clarín de una nota en la que se dio cuenta de los contratos que tuvo durante el gobierno de Macri. En el kirchnerismo creen que Losardo lo tomó como un mensaje y prefirió correrse del debate.

Las tensiones entre el kircherismo y Losardo no son nuevas. El punto más álgido se dio durante la crisis de las cárceles, cuando le adjudicaron a la ministra estar detrás de «operaciones» contra su segundo Juan Martín Mena por la liberación de presos.

Otro motivo de bronca con la funcionaria -amiga y socia de Alberto Fernández- fue por los funcionarios macristas que mantuvieron sus cargos durante varios meses, por ejemplo en la Unidad de Información Financiera (UIF).