Categorias

La directora del Perrando Dra. Nancy Trejo: “Con el aislamiento logramos que el sistema de salud no colapse”

Compartir en mis redes:

La directora del Perrando ofrece cifras de la capacidad ocupada en internación y pacientes con ventilación por respirador; pondera las inversiones y repasa los avances logrados en el principal hospital de la provincia.

También hace foco en el cambio permanente de los protocolos y subraya: “Todo paciente que ingresa, cualquiera sea el motivo, es hisopado y se le coloca un barbijo social”.

“Cumpliendo el aislamiento social tempranamente dispuesto por el gobierno provincial (antes que la Nación), logramos que el sistema de salud no colapse”, ponderó la directora del Perrando, Nancy Trejo en un diálogo de casi una hora con Agencia FOCO, donde su análisis fue más allá de un simple repaso por las cifras que indican la recuperación del principal hospital del Chaco y su acondicionamiento para atender la demanda de una pandemia que sigue abriendo heridas.

La médica confirmó, entre otros datos, que están ocupadas en la actualidad 30 de las 54 camas dispuestas en la Unidad COVID-19 del hospital, aunque el máximo en todo el período de pandemia fue de 38.

El nosocomio tiene disponibles 55 respiradores y sectores acondicionados para la atención de pacientes con COVID-19 en estado grave y moderado. También un sector de aislamiento donde son contenidos pacientes con sospecha de contagio. A esa estructura próximamente se sumará la capacidad del Hospital Modular de Emergencia. Asimismo, están en marcha obras en el área de Emergencia y un nuevo estacionamiento para ambulancias.

“Lamento la pérdida de vidas”

“Lamento mucho la pérdida de vidas en nuestra provincia. Con mucho dolor tenemos que comunicar cada día una muerte. Podemos evitar esta enfermedad, que todavía sigue siendo desconocida, y que no tiene vacuna ni tratamiento efectivo. Debemos quedarnos en casa y cuidarnos con el distanciamiento social, el lavado de manos y el uso de barbijo”, subrayó y pidió especialmente a quienes tienen enfermedades de base y comorbilidades un resguardo especial.

En lo que definió como “un mensaje esperanzador”, la médica puso énfasis en requerir a la población que “ante un mínimo síntoma, consulten”. Así también pidió “disculpas” por demoras en la atención telefónica, producto de la saturación de las líneas disponibles en la provincia, y resaltó que “en el hospital estamos las 24 horas del día”.

“Quiero dejar un abrazo fraterno a cada uno de los compañeros del hospital Perrando, que hoy están trabajando y poniendo su mayor esfuerzo, valentía y sacrificio. Porque cada día venimos con miedo, y nos levantamos igual; pero es un miedo que nos debe responsabilizar y no paralizar”, marcó.

Luego, en referencia a su caso (fue positiva de COVID-19), sostuvo: “Agradezco la bendición de Dios, de poder estar contando esto hoy, porque soy paciente de riesgo. Tengo 62 años e hipertensión arterial”. “Esta pandemia nos lastima, pero vamos a salir adelante”, dijo, con fortaleza y seguridad.

Para la directora Trejo “este es un momento triste”. “Tenemos un colega internado en la Unidad COVID-19”, describió apenas iniciada la charla con Agencia FOCO. Se refirió así al médico terapista internado desde el pasado lunes con diagnóstico positivo de coronavirus. “Esta es una enfermedad vertiginosa. Estamos rezando por él”, agregó.  

Casos positivos en el personal de salud

“Todo paciente que ingresa al hospital, sea cual sea el motivo y el diagnóstico, así no tenga un cuadro respiratorio, es hisopado y se le coloca un barbijo social”, resaltó la doctora Trejo.

Sobre el caso del profesional internado con pronóstico reservado, la directora reveló que Epidemiología está estudiando el nexo y el origen del contagio. Sin embargo, comentó: “Tuvimos una niña internada en terapia. Si bien se usan los elementos de protección, todos los días se renuevan conocimientos sobre la enfermedad. Y por más que uno tenga todos los elementos, la permanencia por más de 15 minutos con una persona infectada y trabajar sobre la vía aérea, son factores de riesgo”.

No obstante, destacó que “el personal que trabaja a diario en la Unidad COVID-19 del Perrando, fehacientemente con pacientes con coronavirus, no se ha infectado”. En esa línea valoró las capacitaciones permanentes que se ofrecen a los trabajadores sobre la utilización de elementos de protección y las normas de bioseguridad.

Trejo resaltó que el personal sanitario “es la primera línea de infección”, por su exposición directa y en contacto con pacientes infectados con el virus. Al respecto, recordó “un brote” hace 15 días en el sector de Salud Mental, donde una paciente esquizofrénica proveniente del barrio Toba de Resistencia “ingresó con un estado de excitación psicomotriz y fue muy difícil hacerle una vía parenteral e internarla”.

“Debieron aislarse todos en ese sector”, recordó y destacó que un solo médico residente resultó con COVID-19 positivo. “En ese momento teníamos 14 pacientes en el área, aplicamos de inmediato el protocolo para aislarlos e hisoparlos, igual que a todo el personal interviniente en la internación de la paciente, que también fue aislada. Por suerte no hubo más casos y con hisopados negativos este viernes están volviendo todos a la actividad normal”, valoró.

En ese repaso, Trejo mencionó también el brote de contagios en la Pastilla 9 del hospital, donde la mayor cantidad de personal con COVID-19 positivo fueron enfermeras (9 en total, más un médico y un mucamo). “En la pastilla fue atendido un paciente que ingresó por un accidente de moto, muy descompensado. Entró a una cirugía de urgencia, una esplenectomía y, en el posoperatorio, empezó con hipertermia. De inmediato se hizo un hisopado, que dio positivo. Allí se activaron los protocolos vigentes para COVID-19, fue aislado e hisopado todo el personal interviniente y los pacientes. Se determinó que dos pacientes dieron positivo de COVID-19 y fueron trasladados a la unidad de internación”, expuso.

Nuevos protocolos

Dada esa situación, en la redefinición permanente de los protocolos de actuación, la directora puso énfasis en señalar que el hospital resolvió que “todo paciente que ingresa, sea cual sea el motivo y el diagnóstico, así no tenga un cuadro respiratorio, es hisopado y se le coloca un barbijo social”. Y recordó que todas esas decisiones son acordes a medidas y protocolos que define el Ministerio de Salud de la Nación. “Todo paciente internado, que sea sospechoso de COVID-19, de inmediato es aislado e hisopado, igual que todo el personal interviniente”, agregó.  

Pese a todas esas previsiones y a los esfuerzos permanentes para cuidar al personal, Trejo reconoció que “la circulación viral comunitaria” impone un riesgo y hace más dificultoso determinar un nexo de contagio, ya que los trabajadores de la salud recorren un trayecto desde sus hogares al hospital o en otros lugares públicos.

Al margen, para el estudio de los casos y los nexos de contagio, destacó la labor del Comité Interdisciplinario integrado por Epidemiología, el Departamento de Control de Infecciones, Infectología, Clínica Médica y el sector Guardia de Emergencia del hospital, además de todas las áreas involucradas en la atención de pacientes con COVID-10. “Nos reunimos una vez por semana porque van cambiando los protocolos y las definiciones de casos”, explicó.

Dispositivos para la atención de pacientes con COVID19

La doctora Trejo junto a la ministra Benítez al recibir una de las tandas de respiradores que llegaron al Chaco.

Al repasar los avances en materia de equipamiento, infraestructura e insumos disponibles para atender la demanda que impone la pandemia, Trejo mencionó a la Sala de Unidad COVID-19 (ubicada en la antigua sala de clínica), con 54 camas totalmente equipadas con poliductos para gases medicinales, de modo que los pacientes internados, si lo requirieran, puedan ser ventilados con la colocación de un respirador. “Se está dando así una mejor calidad atención y un mejor soporte vital, que es fundamental para esta enfermedad”, resaltó. 

La directora precisó que actualmente en esa área hay 30 pacientes internados, de los cuales 9 están en asistencia respiratoria mecánica. “Llegamos a tener 38 pacientes internados y 15 con respirador”, contrastó.

“Cumpliendo el aislamiento social tempranamente dispuesto por el gobierno provincial (antes que la Nación), logramos que el sistema de salud no colapse”, subrayó, y recordó que con la capacidad actual y todas las mejoras incorporadas se logró atender la demanda en este momento de la pandemia, con crecimiento del número de casos, siendo que aún falta incorporar al sistema al Hospital Modular (80 camas, 24 de terapia intensiva), cuyo equipamiento está llegando en los próximos días.  

“Con nuestro sistema sanitario, con nuestra infraestructura y con nuestros recursos humanos no hemos colapsado”, ponderó. Al respecto, indicó que “mayo fue el mes de más alta tasa de internación”. Por eso insistió en continuar reforzando todas las medidas de distanciamiento social, uso de barbijo y lavado de manos que son fundamentales en la prevención del contagio.  

“Se esperaba que tuviéramos hoy un sistema sanitario colapsado, pero estamos en poco más del 50% de ocupación de camas de la Sala COVID-19”, marcó la directora y acotó: “Estamos haciendo las cosas bien y tenemos que continuar, a pesar de todas las contrariedades del aislamiento, con sectores muy vulnerables y castigados. Es necesario que sigamos quedándonos en casa”.

Nuevo ordenamiento y funcionalidad

El Comité Interdisciplinario mencionado por la directora fue conformado el 29 de febrero. En ese momento, el motivo fue la situación epidemiológica de dengue. “En marzo tuvimos los primeros casos de viajeros que llegaron al Chaco con COVID-19. Entonces, se comenzó a trabajar en base a intervenciones que tuvo en el hospital el Ministerio de Salud de la Nación”, expuso. Así, la circulación de pacientes fue sectorizada. 

“Señalizamos la entrada al hospital por avenida 9 de Julio con una línea roja, indicando el lugar de ingreso de pacientes febriles respiratorios. El primer nivel de atención es por Nicolás Rojas Acosta, en el Consultorio de Enfermos Respiratorios Febriles, que atiende las 24 horas. Ahí, el paciente es evaluado, se toman signos vitales y se determina si corresponde el hisopado. En ese lugar se hisopa al paciente sintomático y el que no tiene síntomas, se hace una ficha epidemiológica y se lo sigue en forma telefónica, informando sobre los síntomas y la importancia de la consulta temprana”, explicó Trejo.  

Del mismo modo, puntualizó que por el acceso de avenida 9 de Julio ingresa el paciente que concurre a la consulta habitual, al que también se toma la temperatura y se le coloca un barbijo social. “Hay un Área de Orientación y funciona las 24 horas del día para los usuarios que ingresen para ser atendidos en la Guardia de Emergencias o en otro sector”, subrayó.

Asimismo, mencionó el triage en la Guardia de Emergencia. “Es una escala de valoración de acuerdo a colores. El paciente es evaluado según la patología que lo lleva a la consulta, y se establece la urgencia de acuerdo a esa escala de colores. Es una manera de reordenar la Guardia”, precisó.

527 cirugías durante la pandemia

Un dato relevante que la directora confirmó a Agencia FOCO es la cantidad de cirugías realizadas durante estos meses de pandemia. Fueron 527 en poco más de 70 días, de las cuales 221 fueron durante mayo. “El hospital sigue atendiendo las urgencias”, destacó.

“Si no estuviéramos en esta emergencia sanitaria, teníamos programado comenzar con la atención de todas las cirugías en espera. Cuando yo llegué a la dirección del hospital había 400 en espera, lo que significa que por algún motivo no se pueden hacer (por falta de equipamiento, o por otra razón)”, reveló Trejo e indicó que son cirugías por patologías traumatológicas, gastrointestinales o de urología y biliar.

“Establecimos una planificación para ir operando una o dos por semana, incluso en medio de la emergencia sanitaria. Ahora, con los brotes que tuvimos, queremos calmar y controlar la situación”, sostuvo la directora, quien a la vez destacó que durante este tiempo se lograron recuperar equipamientos importantes como un duodenoscopio para cirugías laparoscópicas en gastroenterología, que hacía mucho tiempo estaba en reparación, y se sumaron monitores para quirófanos. “Cuando llegamos había un solo quirófano funcionando, hoy los seis están operativos”, ponderó.

Los servicios

Por otra parte, explicó el funcionamiento de los servicios que atienden patologías crónicas, como el de Oncología, Diabetes y Adolescencia. “Tienen el listado de pacientes que concurren habitualmente, y se los llama por teléfono. Si requiere ser atendido, se lo cita con turnos programados desde el servicio”, resaltó y recordó que no hay atención en consultorios externos, pero sí a demanda espontánea.

“Se accede por avenida 9 de Julio, de 8 a 18. Allí se atiende a quienes llegan derivados de centros de salud, desde el interior o por alguna patología específica que motiva la consulta”, indicó. Fuera de ese horario, el lugar de atención es el Servicio de Guardia.

Otras mejoras

Una de las mejoras valoradas por la doctora Trejo fue la reparación de los ascensores del hospital. “Hay cinco y cuando llegamos no funcionaba ninguno. Hoy, tres están reparados y con cabinas nuevas, y los restantes están próximos a entregar”, subrayó.

En la misma situación estaban los equipos de aire acondicionado en sectores claves como terapia intensiva, terapia neonatal y cirugía. “Se compraron cinco equipos de gran porte, y los que ya estaban los reubicaron”, expuso.

Asimismo, recordó que fue refaccionada a nuevo la Pastilla 6, que funciona como sector de internación para pacientes con COVID-19. “Allí hay poliductos para gases medicinales y en todas las camas se puede conectar un respirador”, indicó. Y la Pastilla 9, donde también se hicieron obras para restaurarla a nuevo, que funciona como área de cirugía y también con acceso al sistema de gases medicinales.

“En la terapia intensiva convencional del hospital hay 28 camas. Cuando llegamos había 15 respiradores para este total. Hoy todas tienen un respirador”, puntualizó y señaló que además de eso se incorporaron 37 respiradores con sus monitores multiparamétricos.

En esa línea, mencionó además la Sala de Aislamiento, ubicada en el sector de Infectología, que fue reparada a nuevo. “Hay ocho camas a las cuales se les colocaron poliductos para gases medicinales, igual que en las pastillas 6 y 9”, puntualizó, y dijo que fue dispuesta para una sala de máquinas exclusiva para darle soporte de modo que funcionen los respiradores.

“A esa sala la usamos para internación de pacientes COVID-19 con un diagnóstico sospechoso al que le resta la confirmación”, reveló.

Por último, Trejo destacó que “se está haciendo una sala de máquinas nueva para todo el hospital que abastecerá a la terapia actual, a la Pastilla 6 y al Hospital Modular”. “Todo eso demuestra que hubo una fuerte inversión del gobierno provincial y una mirada muy especial del gobierno nacional hacia el Chaco en esta pandemia”, valoró.

Fuente: (Agencia FOCO)