Categorias

La nueva subvariante de Covid se llama «Centauro» y a los científicos les parece muy preocupante

Compartir en mis redes:

La Organización Mundial de la Salud (OMS) está investigando una nueva subvariante de Ómicron, la BA.2.75, que gana terreno entre los nuevos casos de Covid-19 en India,  aparece en el 20 por ciento de las secuencias, compitiendo con la variante BA.5 que es la que actualmente se extiende por todo el mundo.

Los virólogos advierten que es probable que una nueva subvariante, apodada «Centauro» por los científicos y que tiene múltiples mutaciones que evaden el sistema inmunológico, reemplace a las variantes de Ómicron y provoque una nueva ola de infección.

BA.2.75 se encontró en otros 10 países, además de la India, pero de momento no será declarada una variante de preocupación, dijo Soumya Swaminathan, científica jefe de la OMS. «Actualmente se desconocen la transmisibilidad, la gravedad y el potencial de evasión inmunológica», dijo.

Eric Topol, profesor de medicina molecular en Scripps Research y fundador y director del Scripps Research Translational Institute, dijo, sin embargo, que las mutaciones de la nueva subvariante «podrían hacer que el escape inmunológico sea peor de lo que estamos viendo ahora» con las subvariantes BA.5 y BA.4.

La subvariante Centauro se detectó por primera vez en India a principios de junio y desde entonces también se manifestaron casos en Australia, Canadá, Alemania, Nueva Zelanda, Reino Unido, Israel y posiblemente Estados Unidos, según el Centro de Investigación y Políticas de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota.

Junto con las mutaciones habituales de Omicron, Centuaro tiene 8 mutaciones adicionales, dos de las cuales (G446S y R493, ya observadas en la variante BA.5) se sabe que son altamente peligrosas, lo que lleva a los principales laboratorios de virología a advertir sobre su avance.

«Que todas [las mutaciones] aparezcan juntas a la vez es otro asunto», advirtió Tom Peacock, virólogo del Departamento de Enfermedades Infecciosas del Imperial College de LondresSu «aparente rápido crecimiento y amplia distribución geográfica» son preocupantes, agregó Peacock.

variante omicron
Un estudio de Sudáfrica encontró que aquellos que habían sido previamente infectados con Omicron pero no vacunados experimentaron una disminución de casi ocho veces en los anticuerpos neutralizantes cuando se expusieron a BA.4 y BA.5

«¿Por qué deberíamos preocuparnos por las variantes de segunda generación? Bueno, están evolucionando a partir de variantes exitosas ya existentes que ya tienen propiedades desagradables (antigenicidad, transmisibilidad). Esto podría significar que es más fácil para ellos obtener la combinación correcta (o incorrecta para nosotros) de mutaciones», explicó Peacock.

«Para usar una analogía de escalar una ‘montaña de fitness’, cada VOC [variante de preocupación] actual tuvo que escalar desde abajo. Una variante de segunda generación puede comenzar a mitad de camino y capitalizar las ganancias de su linaje padre», agregó.

«Vale la pena vigilar de cerca BA.2.75, muchas mutaciones de pico, variante probable de segunda generación, crecimiento rápido aparente y amplia distribución geográfica», advirtió Peacock la semana pasada en Twitter.

«Estoy bastante seguro de que la ventaja de crecimiento de BA.2.75 sobre BA.5 es real», dijo Tom Wenseleers, virólogo evolutivo de Amberes (Bélgica). «Las mutaciones de picos también son obviamente indicativas de un escape inmunológico. Este parece el ganador después de BA.5».

A Covid-19 Vaccination Clinic As Massachusetts Omicron Surge Slows Down
Dos nuevos miembros de la familia de ómicron: BA.4 y BA.5, parecen ser los culpables del aumento de contagios de coronavirus en varios países, especialmente en Sudáfrica y Portugal

Las subvariantes BA.4 y BA.5 de Ómicron hacen temer nueva ola de covid en Europa

Dos nuevos miembros de la familia de ómicron: BA.4 y BA.5, parecen ser los culpables del aumento de contagios de coronavirus en varios países, especialmente en Sudáfrica y Portugal, donde estas mutaciones provocan incertidumbre ante una nueva ola de covid-19 en los próximos meses.

Identificadas a principios de abril por investigadores de Botsuana y Sudáfrica, estas nuevas subvariantes de ómicron aparecieron probablemente entre mediados de diciembre y principios de enero.  Después de volverse mayoritarias entre los nuevos casos en Sudáfrica y Portugal, ahora protagonizan las nuevas olas de la pandemia.

En Sudáfrica, donde se detectó por primera vez BA.4 y BA.5, siendo BA.5 la más presente ahora mismo, el pico pandémico terminó a mediados de mayo, y su impacto fue moderado. BA.5 es mayoritario en Portugal, un país donde la incidencia está aumentando, aunque a niveles inferiores, por ahora, que durante la ola anterior.

En Europa, BA.4 y BA.5 son cada vez más frecuentes en Francia, y deberían imponerse a BA.2, mayoritaria desde principios de año. La agencia de salud francesa confirmó la aceleración de casos en sus últimas cifras semanales, así como el aumento de estas dos subvariantes. 

¿Las subvariantes son más contagiosas?

Las dos subvariantes parecen propagarse más rápido aún que las anteriores mutaciones de ómicron. «La subvariante BA.5 de Omicron es la peor versión del virus que hemos visto», escribió Topol.

«BA.4 y BA.5 pueden propagarse más rápido que BA.2 por una ventaja doble: su factor de contagio y el descenso de protección inmunitaria. Por lo tanto, BA.4 y BA.5 desencadenan una ola más rápido de lo que hizo BA.2», explicó Mircea T. Sofonea, profesor de la Universidad de Montpellier (Francia).

En Europa, el verano podría ser un freno para un aumento de los casos. Pero este epidemiólogo prefiere ser cauto: «Podemos contar con que el verano deje una incidencia menor que el invierno, pero no es un factor que pueda, por sí solo, impedir una ola de contagios, como ya se vio con delta en julio de 2021».

¿Y más peligrosas?

Hasta ahora no hay signos que alerten de que BA.4 y BA.5 son más graves que las anteriores subvariantes de ómicron, afirman varios científicos.

Pero, «todavía es demasiado pronto para saberlo», dice Mircea T. Sofonea. Y lo visto en Sudáfrica y Portugal hace pensar a algunos especialistas que los riesgos de hospitalización y muerte son menores.

«En Sudáfrica, la ola BA.4/5 no se tradujo en más hospitalizaciones y decesos, porque había más inmunidad en la población», dijo Tulio de Oliveira, virólogo de la Universidad del Kwazulu-Natal, en Sudáfrica, donde se detectó en otoño de 2021 la variante ómicron. «Pero no conocemos los efectos a largo plazo…»  

La presencia de BA.2 en un país «podría dar mayor protección contra BA.4 y BA.5» ya que «son genéticamente cercanas», afirmó la Agencia francesa de Salud Pública en mayo. Aunque esto es algo que todavía está por confirmar. En cualquier caso, la protección inmunitaria desciende con el paso del tiempo.

«Si bien la protección que da haberse infectado con ómicron o haber recibido la tercera dosis de la vacuna sigue siendo importantes cinco meses después, sobre todo ante formas graves, desciende ante cualquier infección», destacó Sofonea. 

Un estudio de Sudáfrica encontró que aquellos que habían sido previamente infectados con Omicron pero no vacunados experimentaron una disminución de casi ocho veces en los anticuerpos neutralizantes cuando se expusieron a BA.4 y BA.5

Aquellos que habían sido vacunados y previamente infectados con Omicron vieron una disminución tres veces más leve.