Categorias

Turbulencia mundial en los mercados golpea a la Argentina: el riesgo país se dispara 400 puntos, llega a su máximo en 15 años, y bonos caen hasta 6%

Compartir en mis redes:

En medio del pánico que se apoderó de los mercados por el coronavirus y el derrumbe del precio del petróleo, el riesgo país argentino alcanza los 2.788 puntos básicos, y registraba así su punto más alto desde 2005, afectado por factores externos. Además, las ADRs en Wall Street registran pérdidas de hasta 15% y la bolsa local se derrumba casi 13%.

Todos los indicadores se pudieron en rojo para la Argentina, en el marco del escenario de turbulencia global. El mundo está afectado por el freno en la economía provocado por el brote de coronavirus y la crisis que quebró a la OPEP y derrumbó los precios internacionales del crudo.

La Argentina no registraba un riesgo país tan alto desde hace 15 años, cuando estaba por encima de los 6.500 puntos pero bajó de viernes a lunes a menos de 800 tras el canje de la deuda.

A lo largo de febrero, este indicador -que mide el banco JP Morgan- trepó 799 unidades respecto al mes anterior.

El Riesgo País compara los rendimientos de los bonos de largo plazo de cada país con respecto a los de Estados Unidos.

Este lunes, a nivel global, se registraban fuertes pérdidas en las principales plazas bursátiles, el precio del petróleo y los rendimientos de los bonos soberanos.

En este marco, las acciones argentinas que cotizan en Nueva York perdían hasta un 15% en las negociaciones previas, conocidas como «pre market».

Por caso, los papeles que más caían eran los de Banco Macro (15,13%), YPF (14,38%) y Grupo Financiero Galicia (10,56%).

Los pperadores bursátiles comenzaron a diseñar desde temprano estrategias de contención para limitar pérdidas ante la certeza de que puede ser una de las jornadas más complicadas de los últimos tiempos.

Es que los mercados mundiales siguen cayendo en picada en plena crisis global por el coronavirus.

Es que la apertura negativa de los mercados asiáticos y europeos, sumada a la caída de hasta casi 30% en los precios del petróleo, empiezan a dibujar un «lunes negro» para las bolsas del mundo y encienden numerosos interrogantes sobre Vaca Muerta.

El barril de crudo Brent -referencia en la Argentina-, rondaba los US$ 32,25 por barril y volvía a precios de hace 35 años. El WTI, que es referencia en Estados Unidos, cotizaba a 28,55 dólares.

No hay inversión petrolera posible a estos precios ni siquiera en países que tienen el hidrocarburo a mano, coincidían especialistas en el mercado.

El mercado asiático arrancó la semana con un nuevo desplome que está provocando caídas de más del 7% en el S&P ASX de Australia, más del 5% en el Nikkei de Tokio y el STI de Singapur, y por encima del 4% en el SZSE de Shenzhen, el Kospi de Seúl y el Hang Seng de Hong Kong.

En Europa, las bolsas abrieron la sesión prolongando las fuertes caídas que ya adelantaban los futuros a lo largo de la madrugada, con bajas del 8,5% para el FTSE 100 de Londres y el Eurostoxx 50, por encima del 8% para el DAX alemán y del 7,5% para el Ibex 35.

El Ibex 35 cayó por debajo de los 8.000 puntos, situándolo en torno a los 7.850, su registro más bajo desde junio de 2016.

En los mercados de materias primas, la cotización del petróleo se ha llegado a desplomar más de un 30% hasta estabilizarse, por ahora, en pérdidas del 20 por ciento.

En las primeras horas de este lunes, se producían fuertes retrocesos de los futuros de Wall Street y de las materias primas.

En Italia, el Mib de Milán está cayendo en torno a un 8,7% tras las medidas de excepción anunciadas por su Gobierno este fin de semana ante la expansión del coronavirus.

En el mercado de futuros, en el que los índices europeos se habían estado desplomando durante la madrugada, los de Wall Street presentan caídas del 4%, con los del Dow Jones bajando 4,87%, los del S&P 500 un 4,9% y los del Nasdaq un 4,82 por ciento.

El oro contrastaba con la debacle, ya que es un refugio para momentos de inseguridad.

En el mercado de metales de Nueva York sumaba 0,60% y era la única materia prima que subía. El maíz perdía más de 2% igual que la soja y el trigo.