Categorias

Uruguay: la fiscal aseguró que al animal arrojado desde un helicóptero a la pileta «lo asaron y lo comieron»

Compartir en mis redes:

Además explicó que Federico Álvarez Castillo, dueño de la propiedad, «no podía desconocer al autor del lanzamiento». Se trataría de «una broma de muy mal gusto».

Sebastián Cantón sería cómplice de la bromaTwitter

Ana Carolina Dean, de la fiscalía uruguaya de Maldonado, es quien investiga el caso del animal arrojado desde un helicóptero a la piscina del empresario argentino Federico Álvarez Castillo, en José Ignacio, hecho que generó fuertes críticas en las redes sociales. Todavía no se determinó si se trata de un cerdo o un cordero.

Este miércoles, la fiscal ordenó medidas para lograr la identificación del piloto del helicóptero y quiénes estaban a bordo. Para ello, se contactó con autoridades aeronáuticas y dispuso el traslado de las personas a la sede judicial una vez que sean identificadas.

A su vez, se le tomó declaración al propietario de la vivienda, quien manifestó a la Policía que “estaba en su casa, con su familia, escucha el estruendo y cuando sale vio que era un cerdo en su piscina”.

“Lo retiraron, lo asaron y lo comieron”, aseguró Dean al diario El País. Y agregó: “Todo indica que fue una broma. Nadie está esperando que llueva un animal del cielo, y esto fue filmado y se escuchan risas en el video”.

“Nadie va a comerse un animal que le tiran de arriba”, concluyó la fiscal, para intentar demostrar que Álvarez Castillo, dueño de la marca de indumentaria Etiqueta Negra, no podía desconocer al autor del lanzamiento.

En tanto, en varios medios circuló que el propietario formó parte de una «broma de muy mal gusto» que habría sido compartida con Sebastián Cantón, otro empresario argentino.

Según distintas versiones, Cantón le habría dicho a su amigo: «Juntémonos, hagamos un cordero. Quedate tranquilo que yo lo consigo y te lo mando en Uber».

El empresario «Pacha» Cantón tiene proyectos inmobiliarios en Carmelo, Uruguay, desde fines de la década del 80. En febrero de 2012 estuvo involucrado en un hecho trágico cuando con su yate privado embistió a una canoa en el Delta de San Fernando. En el accidente murieron una mujer de 26 años y una nena de 2.