Categorias

El MAS con Luis Arce a la cabeza se impuso en primera vuelta y Evo Morales prometió regresar a Bolivia

Compartir en mis redes:

Un año después de ser desalojado del poder, el Movimiento Al Socialismo (MAS) de Evo Morales volverá a gobernar en Bolivia, ahora de la mano del que fuera su ministro de Economía, Luis Arce, flamante ganador de las elecciones de este domingo, después de que su principal rival, el expresidente Carlos Mesa, haya concedido su derrota a pesar de que aún no se conoce el resultado oficial.

Los sondeos a pie de urna conceden al MAS una holgada victoria con más del 50 por ciento de los votos, situando a Comunidad Ciudadana (CC), el partido de Mesa, con poco más del 30 por ciento. Tercera fuerza sería Creemos, de Luis Fernando Camacho, con alrededor del 14 por ciento.

No obstante, los primeros datos oficiales del recuento no concuerdan con este resultado. Con algo el 18,15 por ciento de las actas escrutadas a nivel nacional, según el Órgano Electoral Plurinacional (OEP), CC se sitúa en cabeza con el 44,46 por ciento, mientras que el MAS recabaría el 34,67 por ciento y Creemos el 18,9 por ciento.

Pese a ello, Mesa ha reconocido la «amplia ventaja» lograda por su rival. «El resultado es muy contundente y muy claro», ha incidido el expresidente. Por ello, «nos toca como corresponde a quienes creemos en la democracia y a quienes dijimos que íbamos a reconocer el resultado», fuera cual fuera, el «reconocer que habido un triunfador», ha añadido, comprometiéndose a «ser la cabeza de la oposición democrática» como han pedido los bolivianos con su voto.

Arce promete un gobierno de unidad

El gran triunfador de la jornada del domingo ya había hablado horas antes, tras conocerse los sondeos a pie de urna. «Hemos recuperado la democracia, hemos recuperado la esperanza. Vamos a gobernar para todos los bolivianos y vamos a construir un gobierno de unidad nacional», ha prometido Arce.

«Estamos recuperando la certidumbre para poder desarrollar todo tipo de actividades económicas, para todas las familias bolivianas que durante once meses han estado en incertidumbre», ha dicho el candidato del MAS, quien también ha agradecido a la comunidad internacional por su labor durante la campaña electoral.

También ha celebrado la victoria el expresidente Evo Morales. En un mensaje en Twitter, ha felicitado a Arce y a su compañero de fórmula, David Choquehuanca, por la «gran victoria» y ha resaltado que «la voluntad del pueblo se ha impuesto».

«Nuestro movimiento político tendrá la mayoría en las dos cámaras. Hemos vuelto millones, ahora vamos a devolver la dignidad y la libertad al pueblo», ha subrayado el exmandatario, quien se vio forzado a renunciar tras semanas de protestas en su contra a raíz de las irregularidades constatadas en las elecciones de octubre de 2019 y actualmente se encuentra exiliado en Argentina.

Morales prometió que regresaría a Bolivia al día siguiente de una victoria del MAS, pero en declaraciones desde Buenos Aires este lunes se ha limitado a señalar que «tarde o temprano» regresará a su país.

Sin embargo, la presidenta del Senado y dirigente del MAS, Eva Copa, ha considerado que no es el «momento adecuado» para su regreso porque «tiene temas que solucionar todavía».

Áñez felicita a Arce

Antes de que se conocieran datos oficiales del recuento, la propia presidenta interina, Jeanine Áñez, ha felicitado a los candidatos del MAS y les ha pedido «gobernar pensando en Bolivia y en la democracia».

«Aún no tenemos cómputo oficial, pero por los datos con los que contamos, el señor Arce y el señor Choquehuanca han ganado la elección. Felicito a los ganadores y les pido gobernar pensando en Bolivia y en la democracia», ha escrito en su cuenta de Twitter.

Igualmente ha dado por bueno el dato de los sondeos a pie de urna el expresidente Jorge ‘Tuto’ Quiroga, quien la semana pasada decidió retirar su candidatura de las presidenciales ante su falta de opciones.

«Más allá de mis enormes diferencias, como demócrata, los felicito y les deseo éxito, ante el enorme desafío económico que se avecina», ha dicho, en referencia a Arce y Choquehuanca.

Aunque en todo momento los sondeos apuntaban a una victoria del MAS, la ventaja sobre Mesa se había venido reduciendo en las últimas semanas y las últimas encuestas apuntaban a que Arce no sería capaz de obtener el 50 por ciento de los votos necesarios para evitar la segunda vuelta.

En ese escenario, en general se preveía que el resto de candidatos respaldaran al expresidente y que este se alzara con la victoria.

Sin embargo, los sondeos mostraban igualmente un elevado número de indecisos en la recta final de la campaña electoral y el propio Arce había sostenido que había un «voto oculto» que iba a votar a favor del MAS en estas elecciones pero que no quería manifestarlo de forma pública. A tenor de lo que apuntan las encuestas a pie de urna, tendría razón.

Reacciones

También han sido numerosas las felicitaciones al MAS por su victoria, principalmente de países y líderes afines ideológicamente.

Así, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha celebrado el triunfo de Arce, y ha destacado cómo «el pueblo boliviano unido y consciente derrotó con votos el golpe de Estado» perpetrado contra el «hermano» Evo Morales. «¡Gran Victoria! Felicitaciones al presidente electo Luis Arce, al vicepresidente David Choquehuanca y a nuestro jefe indio del sur, Evo Morales», escribió en su Twitter.

Por su parte, el presidente argentino, Alberto Fernández, ha destacado que «la victoria del MAS en Bolivia no solo es una buena noticia para quienes defendemos la democracia en América Latina» sino que también es «un acto de justicia ante la agresión que sufrió el pueblo boliviano». Su vicepresidenta, Cristina Fernández, también ha felicitado al MAS por su victoria en un mensaje de Twitter que acompañado con una foto de ella con Morales.

El Gobierno de México, país que acogió inicialmente a Morales, se ha sumado igualmente a las felicitaciones. «Las más sinceras felicitaciones de México al pueblo boliviano por la extraordinaria jornada democrática en la que fue electo Luis Arce», ha señalado, el ministro de Exteriores, Marcelo Ebrard, asegurando que la victoria del MAS supone «esperanza y júbilo para América Latina».

«La lección que ha dado el pueblo boliviano en defensa de su autodeterminación y su democracia perdurará en nuestro continente. Bravo por el Estado Plurinacional de Bolivia y su pueblo», ha agregado.

El Gobierno de Cuba, aliado también de Morales, se ha pronunciado por boca de su ministro de Exteriores, Bruno Rodríguez, que ha aplaudido la «victoria del pueblo» en Bolivia. Rodríguez espera que con la «histórica y trascendental victoria» de Arce «retornará (la) justicia y (el) bienestar al hermano pueblo boliviano».

El reconocimiento también ha llegado de parte del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, muy criticado en su momento por el papel del organismo tras los comicios de 2019.

«El pueblo de Bolivia se ha expresado en las urnas», ha escrito en Twitter, felicitando a Arce y Choquehuanca y deseándoles «éxito en sus labores futuras».

«Estoy seguro que desde la democracia sabrán forjar un futuro brillante para su país», ha añadido Almagro, que también ha aprovechado para expresar «un reconocimiento al pueblo boliviano».

Evo celebra

También ha celebrado la victoria el expresidente Evo Morales. En un mensaje en Twitter, ha felicitado a Arce y a su compañero de fórmula, David Choquehuanca, por la «gran victoria» y ha resaltado que «la voluntad del pueblo se ha impuesto».

«Nuestro movimiento político tendrá la mayoría en las dos cámaras. Hemos vuelto millones, ahora vamos a devolver la dignidad y la libertad al pueblo», ha subrayado.

Horas antes, sin embargo, el antiguo mandatario había manifestado sus «sospechas» por la decisión de suspender el sistema de conteo rápido y había denunciado que al no publicarse los sondeos a pie de urna se estaba tratando de esconder «el gran triunfo del pueblo representado por el MAS».

Morales anunció sus planes de regresar a Bolivia pero advirtió que no tiene pensado asumir un puesto en el próximo gobierno que, según los resultados electorales preliminares, recaería en su delfín Luis Arce.

En una conferencia de prensa brindada en Buenos Aires al día siguiente de las elecciones en las que Arce se habría impuesto con la mayoría de los votos, Morales también dijo que si Estados Unidos quiere retomar las relaciones diplomáticas con su país lo haga «con respeto».

»Tarde o más temprano vamos a volver a Bolivia. Eso no está en debate… es cuestión de tiempo», señaló el exmandatario, refugiado en Buenos Aires desde noviembre de 2019 luego de renunciar a la presidencia en medio de la convulsión que se produjo tras las elecciones generales en las que buscaba su cuarto mandato consecutivo y que fueron anuladas por denuncias de fraude.