Categorias

Una enfermera rusa asiste a pacientes en bikini y con solo su traje protector

Compartir en mis redes:

Los médicos que ahora luchan en la guerra contra el coronavirus se ven obligados a ponerse trajes protectores para evitar el contagio y se quejan de que este equipamiento es poco transpirable.

Sin embargo, una sanitaria encontró la posible solución al problema, aunque esta sea bastante extravagante.

En particular, la mujer, que trabaja en el principal hospital de la provincia rusa de Tula, decidió ponerse debajo del traje solo un bikini y nada más. 

Un paciente le hizo una foto y la envió a un medio de comunicación local. Una vez publicada, la imagen se hizo viral en las redes sociales. El paciente destacó que los hombres hospitalizados que vieron a la médica así no se sintieron confusos por su aspecto poco convencional, aunque miraron de reojo a la mujer de vez en cuando.  

Tras conocer el caso, la administración del hospital impuso una sanción disciplinaria a la sanitaria por no haber seguido las normas relacionadas con el uniforme médico.

Además, mantuvo una conversación con otros empleados del hospital para aclararles por qué es necesario que no se salten las normas con el pretexto de tener calor.

A su vez todos los internautas apoyaron a la mujer.

«Es realmente insoportable el calor que se pasa en estos trajes, hizo lo correcto, no viola nada…», escribió la usuaria de Instagram @griazeva.elena.

«La inmunidad de los pacientes enseguida ha aumentado», ironizó ali_sss09.

Un empleado denunció a los gerentes del hospital que la enfermera había acudido a trabajar con tan curioso atuendo, según contó en un primer momento el periódico local Tula Pressa.

A pesar de que «no hubo quejas» de ningún paciente, la mujer recibió una sanción por «incumplimiento de los requisitos de vestimenta médica», ha confirmado la autoridad sanitaria regional, que no ha detallado en qué consiste la sanción disciplinaria.

Por su parte, la enfermera se ha defendido argumentando que no se dio cuenta de que la EPI se transparentaba.

La administración del hospital afirmó en un primer momento que lo que vestía la enfermera, de unos 20 años, era «lencería», pero después rectificó y reconoció que probablemente se trataba de un «traje de baño».