Categorias

Reestructuración de la deuda chaqueña: “La pandemia nos obliga a generar una asignación de prioridades”

Compartir en mis redes:

El Ejecutivo provincial anunció que continuará, al igual que el Gobierno nacional, en el proceso de restauración de la sostenibilidad de la deuda pública provincial.

A partir de agosto, la cartera económica avanzará con la renegociación de los términos financieros del título público emitido bajo ley extranjera en 2016, por un monto de u$s 250 millones, con vencimiento en 2024.

El gobernador del Chaco, Jorge Capitanich, anunció este jueves el inicio de un proceso de reestructuración de los 250 millones de dólares de deuda contraída con acreedores privados durante la administración de Domingo Peppo de cara al próximo vencimiento fijado para el 18 de agosto.

En ese contexto, apeló a la “comprensión” de los titulares de los bonos emitidos por la provincia del Chaco para acordar una baja en la tasa de interés y mejorar el flujo de pago de capital e intereses “para hacerlo compatible con el esfuerzo que está realizando el Estado nacional con el stock de deuda privada equivalente a casi 68 mil millones de dólares”. Así, reveló que el próximo vencimiento es el 18 de agosto, es decir, en 20 días.

Según detalló el mandatario chaqueño, en la actualidad el stock de deuda de la provincia del Chaco asciende a 60 mil millones de pesos, de los cuales 15 mil millones corresponden a organismos multilaterales de crédito. Los restantes 45 mil millones se dividen entre el Estado nacional y los acreedores privados. Con el Estado nacional ya se lograron reestructurar diversas deudas vinculadas al Fideicomiso Fiduciario para el Desarrollo Provincial y el Fondo de Garantía de Sustentabilidad.

Capitanich agregó que también se lograron identificar las deudas con proveedores y contratistas del Estado con el objetivo de elaborar un plan de pagos.

“Nos quedaba una deuda pendiente emitida por 250 millones de dólares, con una tasa nominal anual de 9.375%, con un programa de amortización anual en 2022, 2023 y 2024”, precisó el jefe de Estado chaqueño. El plazo de amortización de la deuda es de ocho años, con cinco años de gracia.

Reconoció el gobernador que los desembolsos previstos para los vencimientos de los meses de febrero y agosto de 2020 y 2021 eran “razonables”. No obstante, advirtió que “objetivamente, esta pandemia, con la debacle desde el punto de vista económica, la fuerte caída del Producto Interno Bruto y de recaudación, lógicamente nos obliga a generar una asignación de prioridades”.

Dentro de las prioridades, Capitanich recalcó que “tenemos que resolver los problemas sociales más urgentes, promover estrategias para la recuperación económica, el desarrollo productivo, para la infraestructura social básica, para mejorar la vida de los chaqueños y las chaqueñas”.

“Lo mismo que le pasa a la Argentina le pasa al Chaco”

El titular del Ejecutivo provincial sostuvo que “los gobernadores hemos respaldado de una manera unívoca y lo hemos observado en todo el sistema político argentino respecto de la estrategia amigable pero firme de renegociación de la deuda por parte del presidente de la República, Alberto Fernández, y el ministro de Economía, Martín Guzmán”.

Agregó que “en el mismo sentido, nosotros pretendemos iniciar este proceso de reestructuración porque el vencimiento es el 18 de agosto y, si bien tenemos los plazos correspondientes, sabemos que Argentina tiene que priorizar el uso de divisas para la recuperación productiva y no para transferencias de carácter financiero”.

Asimismo, Capitanich recalcó que “si queremos cumplir en tiempo y forma nuestras obligaciones tenemos que producir más bienes y servicios, generar más dólares, tener mayor estabilidad macroeconómica y sustentabilidad en el término del crecimiento económico de largo plazo”.

“Lo mismo que le pasa a la República Argentina le pasa a la provincia del Chaco”, aseguró.

“Esta es una situación que nos obliga a generar condiciones de pago que sean compatibles con la capacidad de cumplir en tiempo y en forma los servicios de capital e intereses de la provincia del Chaco”, sostuvo.

Y anticipó que “lo pretendemos hacer de una manera ordenada, amigable, con un proceso que sea transparente y que a su vez nos permita garantizar recuperación de la actividad económica, aumentar la estructura de ingresos, establecer un fondo de repago de compromisos que sea compatible con la recuperación de nuestra provincia”.