Categorias

Alberto Fernandez ante la Asamblea de la Naciones Unidas: habla sobre el «endeudamiento tóxico»

Compartir en mis redes:

El presidente Alberto Fernández dará mañana martes 22 de septiembre su primer discurso como jefe de Estado ante la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), durante la jornada inicial de deliberaciones del organismo multilateral, en las que se celebrará, además, el 75 aniversario de su creación, y se adoptará la inédita vía virtual para desarrollar la sesión, debido a las restricciones por la pandemia.

Fernández participará con un discurso grabado de unos 15 minutos en el décimo lugar de los oradores previstos para esta primera joranda de debates, en la que también intervendrán los presidentes de México, Colombia, Uruguay y Perú, entre otros, según el programa difundido por la ONU.

Fuentes oficiales comentaron que el mandatario grabó el pasado viernes el mensaje que se emitirá mañana. En su discurso, Fernández condena el endeudamiento «tóxico y externo», remarca el acuerdo por la deuda y plantea una futura negociación razonable con el FMI.

También resalta la predica del Papa Francisco sobre el multilateralismo. Asimismo, ratifica el reclamo pacífico por la soberanía argentina en las Islas Malvinas.

También condena al terrorismo y los bloques económicos. Plantea pelear por la desigualdad de género. Y por último, también refrenda su compromiso con la agenda ambiental. Además, el presidente expresará sus puntos de vista acerca de la situación en que quedará el mundo y el capitalismo en la pospandemia.

El 75 aniversario de la ONU llega en uno de sus peores momentos Este año, y por primera vez en los 75 años de actuación, a partir de su creación en 1945, la ONU debió cancelar la cita diplomática que se realiza anualmente el tercer martes de setiembre en su sede en Nueva York, para ajustarse a las disposiciones de seguridad sanitarias sugeridas por su agencia, la Organización Mundial de la Salud (OMS), a fin de no contribuir a la propagación del coronavirus.

Sin la presencia física de los jefes de Estado y de Gobierno de los estados miembros, aunque con la concurrencia de sus delegados a la Sala de la Asamblea, se escucharán los discursos grabados y enviados de 15 minutos como máximo, de acuerdo con lo que se aprobó.

El orden de las intervenciones se desarrollará en dos turnos, mañana y tarde, y se extenderá desde mañana hasta el próximo martes 29. La Asamblea tendrá esta vez un clima muy distinto al que todos los años caracteriza a la reunión anual, que convoca en la sede de Manhattan a comitivas de los 193 Estados que integran las Naciones Unidas y a la prensa de todo el mundo, y tiene la particularidad de los cruces y el diálogo informal de los líderes por los pasillos del edificio.

En la jornada de hoy, el secretario general de la ONU, António Guterres, encabezó la inauguración de una cumbre virtual para conmemorar el 75 aniversario de la organización, en la cual hizo un llamado a reforzar la cooperación entre Estados ante desafíos como el coronavirus y la crisis climática, con la aclaración de que no se busca suplantar a los Gobiernos.

Precisamente, las consecuencias de la pandemia de la Covid-19, el desarrollo y la producción de vacunas contra el virus, así como la cooperación multilateral para superar la peor crisis económica mundial desde la Gran Depresión, derivada de la pandemia, serán los temas más salientes de esta Asamblea, estimaron los expertos.

Pese a que, en una rueda de prensa realizada a mediados de agosto, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, había anunciado su intención de pronunciar en persona su mensaje ante la Asamblea -en parte para destacar la idea de que se puede vivir con normalidad a pesar de la pandemia-, finalmente decidió enviar su discurso grabado, al igual que sus pares del resto del mundo.

Con sus discursos en la reunión, los jefes de Estado y de Gobierno de los países miembros exponen los temas que consideran más urgentes y relevantes para las Naciones Unidas y sientan las bases de su trabajo anual, que luego desarrollarán las seis comisiones en las que se subdivide la Asamblea.