Categorias

Una multitud pidió justicia por el crimen de Fernando Báez Sosa en el Congreso

Compartir en mis redes:

A un mes del brutal crimen de Fernando Báez Sosa perpetrado por un grupo de rugbiers, miles de personas se movilizaron al Congreso para exigir Justicia y reclamar el esclarecimiento del crimen, en una jornada que tuvo réplicas en distintas ciudades del país y del mundo, como Londres y Barcelona.

El epicentro de las movilizaciones estuvo en las inmediaciones del Palacio Legislativo, donde se nucleó el grueso de los manifestantes, quienes fueron convocados por los padres de Báez Sosa, principales oradores en la tarde del martes.

Los padres de Fernando Báez Sosa se quebraron al hablar ante la multitud que reclamó justicia por el crimen de su hijo. 

«Quiero agradecer a todos por venir, mi vida no es fácil. Pero con ustedes se va a hacer justicia por mi hijo», agregó, mientras los asistentes exclamaban «perpetua, perpetua» y levantaban en alto carteles con la cara de Fernando.

«Se nos vino todo abajo, mi casa está vacía cuando me levanto. Tengo su cama tendida y sé que no volverá», expresó Sosa, muy conmovida, mientras en el público la mayoría lloraba junto a ella.

Julieta Rossi, la novia de Fernando, y los amigos del joven fueron los primeros en entrar al escenario pasadas las 18.15 y se sentaron en el piso con un cartel con la cara del joven asesinado colgando en su pecho, mientras sostenían otro que dice «Justicia por Fernando. Asesinado en Gesell. Vamos sin violencia».

Fabián Améndola, abogado de la querella en la causa por el asesinato del joven Fernando Báez Sosa, dijo a Télam que el acto multitudinario de hoy fue «un reflejo de lo que pasa en la sociedad, este caso ha calado tan profundo porque Fernando ha pasado a ser un símbolo de la lucha contra la violencia».

A las 18.33, los miles de asistentes comenzaron a cantar el Himno Nacional frente al escenario, donde colgaba una bandera gigante con la leyenda: «Dios te tiene en el cielo, nosotros en nuestros corazones».

Desde la organización repartieron panfletos con la cara de Fernando, que la gente se iba pasando para que todos tuvieran uno en la mano al gritar «justicia, justicia» mientras caía la tarde en la Ciudad.

En la pantalla del escenario se proyectó un video de Fernando con fotos de cuando era niño, con la canción «No te olvides» de Bersuit Vergarabat, junto a sus padres, los amigos del Colegio Marianista y su novia Julieta Rossi.

Ignacio Petunchi

«En nombre de Silvino y Graciela, los padres de Fernando, decimos que iremos hasta las últimas consecuencias para que haya Justicia para Fernando y todas las víctimas de la violencia», dijo el locutor en el acto, mientras los asistentes, varios miles, arengaban y algunos levantaban carteles con la cara de sus familiares, victimas también de la violencia.

Andrea, madre de Andrés Rueda, que fue asesinado por motochorros en Concordia, dijo que sintió «la necesidad de venir y acompañar a los padres de Fernando.

A mi me pasó lo mismo, me arrebataron a mi hijo unos delincuentes y quería venir a darle fuerza. Que sepa que no está sola y que hay toda una sociedad acompañándola».

El diácono del colegio Marianista al que concurría Fernando Báez Sosa, Miguel De Martino, fue el encargado de la ceremonia religiosa del acto y pidió que «abracemos el dolor con amor, acompañemos a los papás con la presencia y con la oración», y luego le pasó el micrófono a Silvino Báez para que rece el Padre Nuestro.

Luego, el locutor agradeció en nombre de la familia a la comunidad paraguaya en Argentina, a los gobiernos Nacional y de la Ciudad y al papa Francisco por el apoyo.

La multitud observó luego un video del proyecto solidario «Servir», del que participaba Fernando en el Colegio Marianista del barrio porteño de Caballito.