Categorias

Compra local: «Las familias chaqueñas deben alimentarse con productos chaqueños»

Compartir en mis redes:

El intendente de Presidencia de la Plaza valoró la inversión provincial de más de 2 millones de pesos para potenciar la producción primaria, en particular del tambo emplazado cerca de esa localidad. Contó que en el campo hubo «mucho respeto a las medidas sanitarias» impuestas por la pandemia. 

«Siempre es auspiciosa la visita del gobernador porque podemos avanzar en muchas cuestiones, Visitamos el tambo, cuyo productor viene trabajando desde muy joven en un sector como la producción de leche sus derivados, que es importante para Plaza y para toda la región», sintetizó el intendente de Presidencia de la Plaza, Diego Bernachea al repasar lo que dejó la visita de la comitiva provincial encabezada por Jorge Capitanich a la localidad.

La lucha contra la pandemia de COVID-19 ocupa un lugar central en la agenda política, pero la reactivación económica y productiva no dejan de ser los ejes centrales de la gestión provincial. En ese marco, mediante financiamiento provincial de 2,2 millones de pesos, el tambo -que hoy produce 450 litros de leche diaria- expandirá su comercialización, incorporando maquinaria para pasteurizado y ensachetado.

«El Gobierno tiene el claro objetivo de potenciar la producción local, y hoy que existe la Tarjeta Alimentar, esos alimentos pueden producirse en la provincia para que los productos chaqueños lleguen a las familias chaqueñas», analizó Bernachea, en declaraciones a Radio Provincia. El intendente consideró que «es fundamental que tengamos la capacidad de autoabastecernos de todos estos productos primarios para, de esa manera concretar el proyecto del gobernador Jorge Capitanich de implementar la canasta de productos chaqueños». 

Adaptarse al contexto

El intendente de Presidencia de La Plaza, Diego Bernachea, aseguró en hubo un alto respeto en la zona rural por las medidas tomadas ante la pandemia.

El jefe comunal de Plaza admitió que «tuvimos que adecuarnos a la situación,  en principio tomando medidas para salvaguardar a nuestra comunidad, y después amoldándonos al contexto en cuanto  a la movilidad de la producción y la prestación de servicios». En la localidad se impuso el bloqueo completo, con estricto control de ingresos y egresos, durante las tres primeras fases. A partir del lunes, se generó un centro de transferencias, de carga y descarga en las afueras de la ciudad para que los proveedores y transportistas hagan los trasbordos en ese lugar sin entrar a la ciudad.

A esto, se suman los testeos de temperatura y olfato, y desinfección de vehículos en los accesos de la localidad, donde además se propicia la higiene de manos. Adentro de la ciudad, el uso de tapabocas es obligatorio como así también el distanciamiento social. 

Reactivación paulatina

En esta cuarta fase se han liberado algunas actividades, habida cuenta que Plaza está consideradas entre las ciudades «no críticas». De todas maneras, Bernachea consideró que «claramente, tenemos que seguir protejiendo sobre todo los intercambios con la zona crítica, principalmente el área metropolitana de Gran Resistencia», puntualizó.

El intendente consideró que «tenemos para rato con esta situación, así que hay que acostumbrarse a estos nuevos hábitos». En la zona rural, Bernachea indicó que «al ser espacios abiertos y menos densidad poblacional, la situación es distinta». De hecho, el Departamento Presidencia de la Plaza es muy amplio y está conformado por 13 colonias y otros tantos parajes. «Hubo que ajustar la cuestión de los ingresos y egresos: en definitiva en el campo las medidas son distintas, pero hubo un gran respeto por la cuarentena y de hecho se suspendieron eventos importantes como conmemoraciones de fiestas y otras costumbres», repasó. 

Economía golpeada

En lo económico, la comuna sintió el impacto de la pandemia, como consecuencia del receso administrativo. Recién la semana pasada se habilitaron algunas oficinas para hacer trámites esenciales: «Nosotros tenemos un Municipio ordenado financieramente, lo que nos permite, por ejemplo, no tomar adelantos de coparticipación: con lo que entra, pagamos sueldos, garantizamos servicio e incluso con los remanentes generamos inversiones», aseguró.

En ese sentido, marcó que si bien la pandemia trajo complicaciones, que obligó a pedir adelantos por primera vez, «pudimos salir adelante». En la zona, se ejecutan dos obras principales: refacción y remodelación del hospital de la localidad, que son trabajos que se habían iniciado antes de la emergencia sanitaria; y también, Vialidad Provincial avanza con los 600 metros de pavimento urbano. «La semana que viene, vamos a reactivar algunas otras, como la del Parque de Centenario que habían arrancado pero no pudimos continuar por la pandemia», anticipó.