Categorias

La Justicia Federal procesó al ex-intendente de Quitilipi, Carlos Casalboni y le embargo bienes por $ 700.000 Pesos

Compartir en mis redes:

La jueza federal de Resistencia, Zunilda Niremperger, procesó sin prisión preventiva al exjefe comunal de Quitilipi, Carlos Casalboni, por los presuntos delitos de abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público. Además, le trabó un embargo por 700 mil pesos.

De denunciante a procesado, podría ser la síntesis del derrotero del exintendente de Quitilipi, Sergio Carlos Casalboni.

Es que el exjefe comunal denunció a la ex-secretaria de Asuntos Municipales de la Nación durante el macrismo, Aída Ayala, por obligarlo a contratar a su yerno, Matías Balmaceda Paiva, por la que estos dos últimos se encuentran procesados.

Sin embargo, el propio Casalboni hoy termina en la misma situación por los presuntos delitos de abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público, tras al auto de procesamiento firmado este viernes por la jueza federal de Resistencia, Zunilda Niremperger.

En realidad, esta causa se inició en el año 2016 por una denuncia del Sindicato de Trabajadores Municipales de Quitilipi ante la justicia federal por presuntas irregularidades en contrataciones realizadas por el intendente Casalboni.

Recién dos años después, el jefe comunal se presentó en el fuero federal a denunciar que esas operatorias habían sido realizadas por intervención de Ayala, quién le indicó que contratase a su yerno Matías Balmaceda Paiva, de la Fundación Construir, quién oficiaría como intermediario entre el Municipio y la Secretaría de Municipios de la Nación.

En ese contexto, bajo el supuesto asesoramiento de Balmaceda Paiva y del contador Miguel Angel Vilte (procesado en una causa por lavado de dinero) el Municipio contrató a la Cooperativa Las Palmeras LTDA y realizó compras con “sobreprecios” al proveedor Service Hogar, de Claudio Tolosa, ambos de Resistencia.

Según se desprende de la hipótesis delictiva del Ministerio Público Fiscal, asumido por la jueza federal, se habrían producido “una serie de maniobras defraudatorias en las que Ayala en su cargo de Secretaria de Asuntos Municipales habría encabezado la maniobra delictiva otorgando subsidios al municipio de Quitilipi, direccionando la compra de
determinados elementos y su proveedor, dichos hechos habrían sido gestionados y aprobados por el Sr. Casalboni en su carácter de Jefe Comunal, quien gestionó el otorgamiento del subsidio”.