Categorias

Sergio Berni a Alberto y Frederic: «No pueden repartir gendarmes como si fueran caramelos»

Compartir en mis redes:

Sergio Berni desempolvó la interna contra Sabina Frederic, pero golpeó también contra Alberto Fernández por haber avalado la estrategia de la ministra de tratar directo con los intendentes del Conurbano.

Semanas atrás el presidente habilitó a Frederic a puentear a Berni y hablar directo con los jefes comunales del Gran Buenos Aires, que tampoco se llevan bien con el ministro. La funcionaria bajó recursos y efectivos para poder moverse en el territorio de su rival.

«No puede tener la loca fantasía de coordinar la seguridad con los municipios y repartir gendarmes como si fueran caramelos», disparó el ministro de Seguridad bonaerense, que agregó que «nadie sabe dónde están, qué hacen, cuántos son» los efectivos federales.

«Por algo es la peor ministra del gobierno nacional según las encuestas», chicaneó en una entrevista con C5N.

Frederic con intendentes

No fue la única nota que dio el ministro para pegarle a su par nacional. «Lamentablemente no tenemos el apoyo del Gobierno Nacional en materia de seguridad. La ministra se maneja en la provincia como se le da la gana, con esas contradicciones que nos tiene acostumbrados», dijo en A24.

«No solamente que no nos acompaña, sino que muchas veces nos entorpece. No pedimos que nos acompañe sino que no nos entorpezca más», agregó Berni, que aseguró que Frederic «le miente profundamente al presidente».

No puede tener la loca fantasía de coordinar la seguridad con los municipios y repartir gendarmes como si fueran caramelos

«Si la ministra cree que puede andar de municipio en municipio repartiendo gendarmes con los intendentes sin articular con la Policía de la provincia de Buenos Aires, me parece que no entiende absolutamente nada de que se trata esta profesión», culminó el funcionario de Axel Kicillof.

El aval de Alberto a la gestión directa con los intendentes se dio luego de la última gran crisis de Frederic con Berni, cuando éste casi trompea al número dos del Ministerio de Seguridad, Eduardo Villalba. 

En ese momento, la ministra se reunió con el presidente y le advirtió que estaba «harta» de Berni y amagó con renunciar. Para contenerla, Alberto la habilitó a meterse en el Conurbano sin pasar por el ministro.