Categorias

Desde el Pediátrico desaconsejan el uso de pirotecnica por parte de niños y adolescentes

Compartir en mis redes:

El Servicio de Internación de Quemados del Hospital Pediátrico desaconseja el uso de pirotecnia para evitar posibles quemaduras, lesiones y accidentes graves, principalmente en niños, niñas y adolescentes.

A pocos días de celebrar las fiestas de Navidad y Año Nuevo, la jefa del Servicio de Internación de Quemados del Hospital Pediátrico Avelino Castelán, María del Mar Mora y Araujo, se refirió a la importancia de evitar el uso de la pirotecnia durante las celebraciones y brindó recomendaciones para evitar lesiones graves en niños, niñas y adolescentes.

“Buscamos evitar completamente el uso de la pirotecnia, porque durante nuestros años de experiencia hemos visto los accidentes que causa: lesiones graves en los miembros superiores e inferiores, en muchos casos con pérdida de dedos, traumatismos abdominales, perforación de vísceras, y discapacidad visual”, detalló la médica.

La recomendación está destinada especialmente al no uso de pirotecnia por parte de niños, niñas y adolescentes, ya que los mismos “por sus movimientos inexpertos”, encienden las mechas y tienden a traerla sobre el cuerpo para después tirarla, pero el tiempo que tardan en hacerlo es suficiente “para que reviente y se produzcan quemaduras corporales graves”, advirtió la especialista.

“Otra cuestión a tener en cuenta es que muchas veces, por curiosidad, desarman los cohetes habituales para fabricar unas bombas o elementos de estruendo de mayor potencia, las cuales pueden ser mortales”, amplió.

Mora y Araujo señaló que “para quienes de todas formas deseen utilizar pirotecnia”, aconsejan “no colocar estos elementos en bolsillos porque el calor corporal puede activarlos”, y sugiere “mantenerlos en un ambiente ventilado, sin exceso de calor”.

Además, la médica alertó que no toda la pirotecnia que se vende en el mercado está avalada por la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMaC), entidad reguladora encargada de verificar la correcta fabricación de los productos.