Categorias

Las lluvias no alcanzaron a revertir la sequía y el NEA sigue en alerta roja por incendios

Compartir en mis redes:

Las lluvias registradas durante los últimos días en buena parte de las principales regiones productivas del centro del país no alcanzaron a revertir el escenario de sequía que presentan los campos cultivados con soja y maíz, según un reciente relevamiento realizado recientemente.

La Oficina de Riesgo Agropecuario, dependiente del Ministerio de Agricultura, indicó este lunes que «las condiciones de humedad en el suelo no muestran mejoras con respecto a la semana pasada, sino que, por el contrario, las altas temperaturas contribuyeron a agravar la sequía».

Los mayores volúmenes de precipitaciones se registraron en la provincia de Entre Ríos, donde cayeron hasta 90 milímetros en la zona de Concepción del Uruguay. En la provincia de Córdoba también hubo zonas productivas donde se acumularon un total de 40 milímetros.

En el norte de la provincia de Buenos Aires, el dato saliente fue la aparición de un tornado que provocó daños totales en lotes sembrados con maíz a punto de cosechar. Allí también hubo pérdidas absolutas en soja debido a la feroz tormenta del sábado por la noche.

Otra de las zonas beneficiadas con precipitaciones el fin de semana fueron la Cuenca del Salado, el sudeste de Córdoba, noroeste de Buenos Aires y centro-sur de Entre Ríos. En dichas regiones se estima que el promedio de agua acumulada se ubicó en torno a los 30 milímetros.

Los especialistas explican que, para muchos cultivos de maíz temprano y soja de primera, las lluvias registradas desde el fin de semana pasado hasta este lunes llegaron tarde porque «atravesaron fases reproductivas en circunstancias de estrés hídrico» con elevadas temperaturas.

La buena noticia es que el frente de mal tiempo seguirá presente durante ésta semana en casi toda la región central del país. Algunas provincias podrían recibir acumulados extra que mejoren las perspectivas de rendimientos en los cultivos de siembra de segunda.

En este contexto, las provincias de Corrientes y Misiones no registraron lluvias durante los últimos días y tampoco están previstas precipitaciones para la semana. Las temperaturas por encima de los 40 grados y la rotación de los vientos están complicando los incendios que se registran en la zona.

En Corrientes, por ejemplo, las localidades de Paso de los Libres y Cuatro Bocas vienen registrando los peores incendios en décadas. En Misiones, en tanto, la situación se está agravando sobre el centro provincial con incendios de magnitud que complican los cultivos típicos de la zona.

Los sectores productivos no son los únicos que sufren la sequía. Las Cataratas del Iguazú, principal destino turístico de la provincia, sufren una de las peores secas de la historia producto de la ausencia casi total de lluvias en el sur de Brasil en los últimos meses.

Como sea, la acumulación de dos años consecutivos con el fenómeno climático «La Niña» viene afectando el caudal de agua en el río Paraná. Esta situación causa problemas logísticos de todo tipo que agregan costos económicos a la cadena comercial de valor que se transporta por la hidrovía.

El dato es que los barcos salen con 30% menos de carga para no encallar producto del bajo caudal de agua que tiene el Paraná. Los que entienden del tema prevén que este hecho podría encarecer hasta u$s 350 millones los costos logísticos del sector agroindustrial en el primer semestre de 2022.