Categorias

Greenpeace denuncian nuevamente la tala ilegal de más 10 mil hectáreas en solo seis meses

Compartir en mis redes:

Así lo señala un informe elaborado por la organización ambientalista Greenpeace en base a imágenes satelitales. Del total de 17 mil hectáreas desmontadas en la provincia, 10 mil correspondieron a zonas prohibidas.







La organización Greenpeace lanzó un reciente informe donde a través de imágenes satelitales demuestra el avance de la destrucción forestal en la Argentina.

En sólo seis meses se desmontaron en el norte del país más de 45 mil hectáreas. Casi la mitad de estos desmontes son ilegales y ocurren en zonas protegidas por la Ley de Bosques.

De acuerdo al relevamiento se reveló que durante el primer semestre de 2017 el Chaco ocupó el podio con 17 mil hectáreas taladas, 10 mil de ellas ilegales. Le siguen Santiago del Estero con 13.707 hectáreas desmontadas, 8.083 hectáreas eran bosques protegidos; y Formosa con 7.754 hectáreas de bosques nativos, 136 hectáreas destruidas ilegalmente.

Muy cerca está Salta, donde se deforestaron 7.009 hectáreas, de las cuales 678 hectáreas estaban protegidas.

“Se aplican multas a los infractores de la Ley de Bosques pero no son suficientes para desalentar el delito; en muchos casos es clara la complicidad de los funcionarios en la violación de la normativa legal”, explicó Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace.

“Estamos pidiendo una Ley penal que sancione a los responsables de destruir los bosques nativos con penas de 2 a 10 años de prisión. Quienes destruyen los bosques no son empresarios, son delincuentes”.

Desmontes (Foto: Gentileza Greenpeace)

Desde 2007 se eliminaron más de 750 mil hectáreas de bosques protegidos

Datos oficiales confirman que, desde la sanción de la Ley de Bosques (año 2007) hasta fines de 2016 se deforestaron 2,4 millones de hectáreas, de las cuales más de 750 mil eran bosques protegidos.







Las principales causas de la pérdida de bosques son el avance de la frontera agropecuaria (soja transgénica y ganadería intensiva) y los incendios.

Un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ubicó a Argentina entre los diez países que más desmontaron entre 1990 y 2015: se perdieron 7,6 millones de hectáreas, a razón de 300 mil hectáreas al año.