Categorias

Guerra Comercial | Trump aplica nuevos aranceles a China

Compartir en mis redes:

No es la primera vez que sucede, pero Trump lo hizo de nuevotuiteó y sacudió a los mercados. Ocurrió este jueves, cerca de las 14.30, hora argentina. El presidente de los Estados Unidos hizo un resumen de cómo están avanzando las cruciales negociaciones comerciales entre su país y China, y como no está muy conforme con el resultado que está obteniendo en dichas negociaciones, decidió imponer nuevos aranceles del 10% a los productos chinos que hasta hoy ingresaban a los Estados Unidos libres de aranceles. Resultado de esos tuits: las bolsas, que venían insinuando una tenue suba, se desplomaron.

En Buenos Aires el dólar subió 1,1% y cerró a $45,55 en el mercado minorista y $44,35 en el mayorista. Los funcionarios locales se preocuparon en advertir que la devaluación diaria del peso fue similar a la de otras monedas de la región. El dólar subió 1% contra el real brasileño, 0,5% contra el peso mexicano y más del 1,5% contra el peso colombiano. El riesgo país saltó a 818 puntos, dado que los bonos argentinos volvieron a ser víctimas de lo que se conoce como “vuelo a la calidad”, es decir, inversores que se deshacen de papeles más riesgosos para refugiar su patrimonio en bonos menos riesgosos, en este caso, los del Tesoro de los Estados Unidos. Wall Street, que llegaba a subir 0,5%, terminó con una baja promedio cercana al 1%.

La Bolsa porteña cedió 1,6% y los papeles de empresas argentinas que cotizan en Nueva York mostraron retrocesos de entre 2 y 3% en promedio.

Justamente por este movimiento, la tasa de referencia del mercado, la que rinden los bonos de EE.UU. A 10 años, bajó a 1,89%, el nivel más bajo desde octubre de 2016, es decir, desde que Trump ganó la elección presidencial.

“Es muy curioso lo que pasa. Ayer (por el miércoles) la Fed desilusionó en términos de cuánta preocupación transmitió respecto a la economía y por lo tanto las tasas no bajarían tanto en el futuro como el mercado anticipaba. Hoy salen datos económicos peores de los que el mercado anticipaba y las tasas en los títulos del tesoro se desploman” le decía a este diario un funcionario que no le saca la vista a las pantallas de Bloomberg desde la mañana hasta el cierre de los mercados.

Se sabe: el Gobierno desearía que el frente financiero (sobre todo dólar) deje de ser noticia hasta por lo menos el viernes 9 de agosto, es decir la última rueda antes de las PASO de agosto. No es para menos: la recuperación de las chances electorales del oficialismo están directamente vinculadas a la calma cambiaria. En ese sentido es paradójico que sea justamente Trump (el mayor respaldo político que hoy tiene Macri) el que desate complicaciones a pocos días de las primarias.

Hace más de un año que el mundo está pendiente de esta guerra comercial, que con idas y vueltas, vienen desarrollando las dos principales potencias económicas del mundo. Hoy, volvieron a agitar las aguas financieras.

Trump se expresó en cuatro tuits:

“Nuestros representantes acaban de regresar de China, donde tuvieron conversaciones constructivas relacionadas con un futuro acuerdo comercial. Pensamos que teníamos un acuerdo con China hace tres meses, pero lamentablemente, China decidió renegociar el acuerdo antes de firmarlo. Más recientemente, China acordó comprar productos agrícolas de los EE. UU. en grandes cantidades, pero no lo hizo. Además, mi amigo el presidente Xi dijo que detendría la venta de fentanilo a los Estados Unidos, ¡esto nunca sucedió y muchos estadounidenses continúan muriendo! Las conversaciones comerciales continuarán el 1 de septiembre, imponiendo un pequeño arancel adicional del 10% sobre los 300 mil millones de dólares restantes de bienes y productos procedentes de China a nuestro país. Esto no incluye los 250 mil millones de dólares ya arancelarios al 25%. Esperamos continuar nuestro diálogo positivo con China sobre un acuerdo comercial integral, ¡y sentimos que el futuro entre nuestros dos países será muy brillante!”

Entre los tuits de Trump y el leve recorte de tasas de la FED, la reacción de las monedas está resultando opuesta a lo que se esperaba.

La especulación era que el dólar debía debilitarse y entonces los fondos de inversión migrarían en busca de activos con mejor retorno (más riesgosos). De ahí que se esperaba, en el caso argentino, menos presión sobre el tipo de cambio y tal vez una continuidad en la baja del riesgo país. Por ahora, no ocurrió.