Categorias

Agua y más agua | Ahora, a las inundaciones en el interior, se suma la preocupación por la crecida del Paraná

Compartir en mis redes:

De acuerdo con los da­tos proporcionados por la Prefectura del puerto de Corrientes, el caudal del río Paraná alcanzó ayer a 4,64 metros con tendencia creciente, dejando atrás los 3,80 metros que marcó a fi­nes de abril.

La situación es reflejo de las intensas pre­cipitaciones que causan el aumento del caudal del río desde Iguazú y en toda su cuenca baja.







Ayer el registro oficial en el Puerto correntino se mostró con tendencia creciente, pasan­do de 4,35 metros el viernes a 4,64 m en la jornada del sábado. La situación comen­zó a generar preocupación en el sector de los combus­tibles, como también en lo que respecta a la protección de recursos naturales.

Los altibajos del cauce del río Paraná desde media­dos del año pasado vienen siendo muy pronunciados generando algunos incon­venientes como sucediera en agosto de 2018, cuando se registró una altura de 2,15 metros, impidiendo que las barcazas con hidrocarburos pudieran acceder a Puerto Vilelas, punto de aprovisio­namiento para las estacio­nes de servicios de gran parte del NEA.







Mientras que el último pico de im­portancia se dio en no­viembre pasado cuando el Paraná alcanzó a 5,59 me­tros afectando a quienes viven y trabajan en los ba­rrios bajos de la Capital de Corrientes.

La tendencia creciente se muestra desde el puerto de Posadas hasta Santa Elena en Entre Ríos. En este puer­to el alerta se dará cuando el río llegue a los 6,50 metros, mientras que el nivel de eva­cuación en el Puerto local es de 7 metros.