Categorias

Cristina presentó Sinceramente en Chaco: La lucha por la batalla cultural, Evita y el empoderamiento feminista

Compartir en mis redes:

Cristina Fernández de Kirchner presentó este sábado por la tarde su libro “Sinceramente” en la ciudad de Resistencia, en lo que fue el prólogo para la apertura de la Feria del Libro que arrancará el próximo 4 de julio.



La presentación fue ante un Centro de Convenciones Gala totalmnte repleto y una gran cantidad de militantes que esperaban afuera del recinto, a quienes Cristina saludó y dirigió un breve discurso cuando terminó la exposición.

En ese marco, la expresidente evitó referirse a la interna en el PJ chaqueño, en la cual el gobernador Domingo Peppo y el intendente Jorge Capitanich se enfrentarán con listas propias en las elecciones PASO nacionales del 11 de agosto próximo.

Además hizo un repaso de las anécdotas que cuenta en el libro. Entre ellas, el presentador que la acompañó, Marcelo Figuera, destacó un rasgo de su libro y recordó una cirugía que le tuvieron que hacer en la cabeza.

“Otro rasgo que me gusta mucho del libro es, muchas veces hablás de cosas que son golpes o tragedias incluso y siempre lo haces con sentido del humor”, le dijo Figuera.

Y profundizó: “Cuando habla de aquella operación que te tuvieron que hacer en el mate, ahí decís, por ejemplo: ‘Estábamos todos en la Favaloro, los médicos, mi hermana médica que ya había llegado de La Plata, el hematoma y yo’”.



“En realidad llegué para hacerme un control cardiológico en la Favaloro y como me dolía la cabeza hace días, y normalmente nunca me duele la cabeza, los médicos decidieron hacerme un examen”, reveló CFK.

A esto, Cristina homenajeó al médico chaqueño que la operó: “Y te voy a decir algo más, estaba Cristian Fuster, el chaqueño que me operó, un gran profesional, un gran médico”.

“Cuando me dicen eso, me lo dice un médico alto, medio peladito, serio con cara de enojado (en referencia a Fuster), me dice: ‘Va a haber que intervenirla, hay que esperar unas 24 horas y si no se diluye tenemos que intervenir’. Y ahí me explicó que tenían que abrirme la capocha, yo me quería matar”, contó.

Y bromeó: “Cuando lo vi él estaba serio y yo decía: cómo no me das ni una sonrisa, estoy enferma, tengo esto, soy la presidenta”.

“La cuestión es que apareció el hematoma ese producto de un golpe que había tenido un mes antes, me había hecho los exámenes en ese momento y no había salido nada”, relató.

Por otro lado, convocó a la sociedad a dar los debates “civilizadamente para que podamos escucharnos y que primen en esas discusiones. Las razones y no los insultos, ni los prejuicios, porque también tenemos que bajar todos un poquito la guardia, los preconceptos que tenemos todos de cada uno”.

“Yo no digo que no vamos a encontrar la solución a los problemas. Pero sí estoy segura de que hay que convivir entre los argentinos, es mucho más fácil y mucho mejor”, aseguró la senadora nacional.

Asimismo, la expresidente cuestionó a la gestión del Gobierno nacional encabezado por Mauricio Macri y comparó la actual gestión con la suya: “Ahora todos trabajan y se esfuerzan igual que siempre pero estoy segura de que la plata no les alcanza igual que siempre por más que se esfuercen”.

“No fueron cuatro meses, cinco meses, dos años o cuatro años, fueron 12 años y medio que además partimos del fondo del mar porque veníamos del fondo del mar, las provincias, los problemas. Y no era que en el 2015 vivíamos en Disney World porque problemas hay siempre”.

“Si uno mira nuestra etapa hasta el 2015, si uno encara el lugar, lo recorre, aquí en Chaco, en otras provincias, cómo vivíamos o las cosas que pudimos hacer durante todos esos años, cómo comía la gente, el trabajo que tenía, los profesionales, los comerciantes que abrieron… ¿Cuántos comerciantes abrieron porque había crecido el consumo y la gente consumía? ¿Cuántos tuvieron que cerrar ahora?”, cuestionó.

Feminismo

A su vez afirmo: «Los que escriben la historia, que normalmente son todos hombres, han sido muy ingratos con las mujeres”. Y amplió: “Nos han relegado al papel o de casquivanas, o de tontas, de locas e histéricas”.

Sobre los debates

Fernández opinó que a debates deben darse “civilizadamente”. “Escucharnos y que primen las razones, no los insultos o los prejuicios. Si hacemos este ejercicio, convivir entre los argentinos y las argentinas va a ser mucho mejor. Es lo que hoy tenemos que lograr”, indicó.

“Estafas electorales”

Por otro lado, habló lo que consideró “estafas electorales” al señalar que “son peligrosas, pueden servir para triunfos electorales pero van creando una cosa contra la política y los políticos”. Y diferenció: “Todos iguales no son. Con algunos, la gente comía, y con algunos la gente no puede comer”.

Evita

La ex presidente elogió la figura de Perón y de Eva Duarte de Perón. “Evita conmueve, te dan ganas de llorar, te despierta sentimientos”, expresó conmovida.

Al finalizar su presentación, Cristina firmó algunos libros de varios espectadores que se subieron al escenario. Entre ellos, se observó una niña, que le dijo algo al oído y luego ambas se fundieron en un abrazo.

Luego la exmandataria salió afuera para agradecer a los miles de seguidores que no pudieron ingresar al salón, y contó la charla que tuvo momentos antes con esa pequeña.

“Me voy del Chaco con una cosa muy linda que me pasó recién. Una nena chaqueña muy linda se subió y llorando, y me dijo yo quiero ser como vos, Presidenta. Es el mejor regalo que le puedo dar a mis compañeras mujeres, ha sido muy larga la lucha pero vale la pena”, relató ante miles de militantes que se llegaron a Resistencia desde distintas partes de la provincia.